Transformar lo negativo en positivo con el coaching

Parece obvio que el objetivo general del coaching es sacar el máximo partido a los recursos que una persona tiene y ayudarlo a mejorar en el desempeño y rendimiento en su trabajo diario o en su vida personal.

Es decir lo que hacemos los coach es potenciar y desarrollar las habilidades y las capacidades de cada persona, tanto a nivel personal como a nivel laboral.

Desde el coaching una persona va a desarrollar su verdadero potencial y su poder personal para lograr alcanzar sus objetivos. Sin duda, esto también favorecerá el trabajo de la persona, aplicando técnicas similares a nivel ejecutivo y empresarial.

En general las técnicas de coaching se basan en un método muy sencillo:

Identificar los puntos que no funcionan de forma adecuada en una persona

Posteriormente, se establece una negociación con la persona para establecer el método adecuado para conseguir el éxito .

Uno de los procesos importantes del coaching es una técnica personal que supone una de las bases del coaching y consiste en transformar pensamientos positivos en negativos.

Para entender como influyen los pensamientos negativos en la vida personal y laboral de cada uno, hay que comprender que nuestro comportamiento está muy influenciado por estos pensamientos.

Se afirma que los comportamientos son el resultado de los pensamientos, williams James descubrió que primero se presenta el pensamiento y después se presenta una sensación o sentimiento determinado.

Cuando una persona logre comprender el proceso que va desde el pensamiento a la acción, pasando por el sentimiento, estará en disposición de controlar las emociones y las acciones negativas, transformando los pensamientos negativos en positivos.

Todos los pensamientos negativos van a conducir a actos negativos, a su vez, conllevan consecuencias negativas.

Por lo tanto para poder erradicar las consecuencias negativas, se debe trabajar primero en la identificación de los pensamientos negativos y después en su transformación en positivos.

Para identificar los pensamientos la persona debe ser consciente de sus verbalizaciones internas. Se ha demostrado que lo que la persona verbaliza en su mente a lo largo del día tiene un fuerte impacto sobre la forma en la que se va a sentir y en su forma de actuar.

Algunos ejemplos de verbalizaciones negativas internas que corresponden con los pensamientos negativos son:

” No puedo ni tomarme un respiro”

No soy bueno en nada”

” soy un inútil, como he podido cometer un error asi”

Proceso a seguir para realizar los cambios:

Identificar el objeto negativo del cambio observando nuestro dialogo interior.

Reflexionar sobre ese pensamiento

Anotar los pensamientos objetos de cambio

Preguntarse a sí mismo si le beneficia ese pensamiento

Reflexionar sobre como puede cambiar sus verbalizaciones negativas

Cambiar la frase por otra positiva

Al cambiar la frase positiva, los sentimientos serán positivos al igual que los comportamientos. Esta técnica requiere bastante práctica, pero una vez dominada se obtienen buenos resultados.

La finalidad de esta técnica es que la persona se escuche así misma y que además sea capaz de modificar su conducta atraves del control de sus pensamientos. Esta es una técnica que va a servir de base para el resto de procedimientos del coaching.

Espero te haya sido útil este post. Un abrazo 🦋