No te acostumbres a lo que no te hace feliz

En la vida hay momentos para la adaptación y otros que son para tomar el camino del cambio. A veces salir de la zona de confort resulta una tarea difícil, pero solo así podemos cambiar situaciones que no nos gustan y en las que no nos sentimos felices.

Cuando llegamos a un punto en nuestra vida que estamos estancados y vemos más puntos negativos, que positivos en nuestra vida, ese es el momento del cambio. La clave para este cambio estaría en encontrar el equilibrio y prepararse para salir de la situación que nos tiene aprisionados.

Muchas veces en nuestra vida nos hemos visto, sin darnos cuenta acostumbrados a situaciones que no nos hacen felices, adaptándonos a rutinas y hábitos que nos hacen sentir mal interiormente.

Es como si nos olvidaramos de vivir y nos dedicasemos a sobrevivir de la manera que mejor podemos.

Esa búsqueda que tenemos de la seguridad no nos hace felices sino que por el contrario nos puede llegar a convertir en personas amargadas y frustradas, cuantas veces hemos visto a personas con un nivel económico alto, se pasan la vida como enfadados sin hacer nada con su vida, intentando manipular y controlar la vida de los demás que tienen a su alrededor, también vemos ejemplos de la misma situación en personas que se han vuelto dependientes de otras personas. La mayoría de gente que intenta manipular la vida de los demás, viven en una propia jaula mental y quieren que los otros vivan en su misma jaula.

Nos encontramos también aprisionados cuando creamos lazos que nos atan demasiado fuerte hasta casi impedirnos respirar.

La capacidad de adaptación del ser humano es increible, pero la adaptación está vinculada a la supervivencia no a la felicidad. Esta es una de las razones por la que muchas personas pasan la gran mayoría de sus vidas atadas a trabajos que no les gustan , mantienen relaciones familiares o sentimentales con personas con las que ya no hay ningún punto en común, solo el que hemos construido a lo largo de los años, pero que ya no nos satisface.

Sin darnos cuenta hemos ido construyendo a lo largo de nuestra vida una tela de araña a nuestro alrededor.

Otros miedos comunes que no nos ayudan a realizar el cambio que necesitamos, es la intolerancia al malestar, miedo a estar solos, miedo a sentirnos fracasados, frustración, culpabilidad, dudar de ti mismo, e incluso a veces hay personas que llegan a crear una adicción al propio malestar y de este modo los demás los vean siempre como una victima.

Como vemos cambiar no siempre resulta fácil, pero en mi opinión es más difícil vivir una vida como un autómata haciendo siempre lo mismo y quejándose siempre de lo mala y dura que es la vida. Hay una frase que dice que para ganar hay que arriesgar,pues para cambiar aspectos de tu vida que no te hacen feliz, tienes que cambiar tus hábitos y rutinas para adecuarlas a lo que quieres conseguir.

¿ Te has preguntado alguna vez si estas llevando la vida que quieres o por el contrario estas viviendo la vida que los demas quieren que vivas ?

El no tomar decisiones y no ser protagonistas principales de nuestra propia vida dejando que otros con sus palabras o acciones nos controlen, lo único que hará en el futuro es que nos sintamos mal, tengamos ansiedad y no podamos vivir nuestra propia vida.

En un post anterior hablé sobre la importancia de la autoestima ya que es un factor determinante a la hora de cambiar y no habituarnos a situaciones perjudiciales para nosotros. Cuanto más baja sea nuestra autoestima más nos costará dejar la zona de confort donde vivimos infelices .

Algo importante que también nos puede debilitar cuando queremos tomar alguna decisión son los bloqueos internos o emocionales, así como también el miedo al futuro y lo desconocido, en casi todas las decisiones erróneas de nuestra vida encontramos al miedo. Como seres humanos temenos a lo desconocido por naturaleza, pero la única manera de vencer los miedos es enfrentandolos y pensar que nunca vamos a poder predecir el futuro al 100%.

Algo muy útil para dar los primeros pasos para el cambio que necesitas, es saber realmente lo que quieres conseguir, trazar metas realistas y a corto plazo.

No compararse con los demás y buscar tus propias oportunidades, cada persona tiene una vida y características diferentes.

Importante es también no funcionar en piloto automático, con esto me refiero a que la vida a veces va tan rápido, que no nos da tiempo a parar, reflexionar y ver que no estamos yendo por el camino correcto, el que nos haga sentimos satisfechos con nuestra propia vida.

La conclusión es que busques más de lo que te haga feliz, que te alejes de personas y situaciones que no te hacen bien y que trabajes en ti para ser tu mejor versión.

Espero te haya gustado el post 🌺