¿ Te comparas con los demás?

Creo que es raro encontrar en el mundo en el que vivimos , con una cultura que promueve la comparación casi desde que estas en la cuna, no hayamos caído alguna vez en compararnos con alguien.

El compararnos con otros es una conducta que nos perjudica y puede llegar a disminuir en mayor grado nuestra autoestima.

Quizás en algunos momentos de nuestra vida, en la niñez o en la adolescencia es algo que pasa con relativa asiduidad, y puede hasta parecer normal dado que todavía no nos hemos creado totalmente, y buscamos referentes. El problema viene cuando llegamos a adultos y seguimos comparándonos con los otros.

Cuando te estas comparando con alguien, lo que realmente haces es escoger lo que más te disgusta de ti mismo y lo comparas con personas que se distinguen por destacar de manera positiva en algo, ya sea su aspecto, su trabajo, su carácter.

La comparación en si misma no es mala, pero si lo es la manera en la que la utilizamos ya que con frecuencia a través de ella nos valoramos o devaluamos.

Una de las comparaciones dañinas que vemos a diario en la sociedad es cuando creemos comparando a otra persona con nosotros, que en una determinada circunstancia debería comportarse de la misma forma en que lo harías tú como si fuese una copia de tu persona.

Las comparaciones vienen dadas por varios factores según las personas.

Inseguridad, poca confianza en uno mismo, dar por hecho que los demás son mejores que tú.

Ambición, querer ser mejor que los otros

Envidia, Sentirse envidioso por lo que los demás poseen ya sea a nivel material, como físicamente.

Cuanto más baja sea la autoestima de una persona más comparaciones hará con los demás, porque se ve incapaz de conseguir o encontrar nada positivo en ella misma, y vuelca todas sus frustraciones comparandose y envidiando la vida de otros que bajo su criterio es mejor que la suya.

Existe también esa comparación que hacen los demás contigo, familia, amigos, etc.

Debemos saber que quienes nos comparan con los demás presentan una baja inteligencia emocional, carecen de empatia y falta de respeto. Sino aprecias a alguien que tienes cerca tal y como es , tienes varias opciones y una de ellas es alejarte de esa persona porque nunca será como tu quieres que sea, y las comparaciones solo servirán para minar esa relación sea la que sea, porque no existen dos personas que se comporten de igual manera.

Otra característica de las personas que suelen hacer comparaciones es que lo que intentan haciendo esto es hacer uso de la manipulación de las otros así como dañar su autoestima.

Defiende tu individualidad y quítale poder a los que usan la técnica de la manipulación contigo.

Siempre se ha dicho que las comparaciones son odiosas, y realmente es porque actuar así no produce ningún bien al que lo hace, ni tampoco al que se siente comparado.

Este mal hábito de compararse con el resto de personas solo aporta emociones negativas a tu vida.

A pesar de que hay una inclinación social a la comparación desde pequeños, en el entorno familiar, en la escuela tendemos a ello porque no consideramos que cada persona tiene su propio valor individual.

Compararse es dejar de ser tu para imitar o querer ser quien no eres, seguimos buscando fuera lo que está dentro de nosotros.

Aceptate tal como eres, aceptar lo que somos o nuestras creencias sobre la vida es estar en paz con uno mismo, tener en cuanta que hacemos todo lo que podemos y lo mejor posible según las circunstancias que tenemos en lugar de culparnos continuamente por lo que creemos que no hemos hecho bien.

A veces pensamos que la vida de los demás es mejor sin saber mucho porque no estamos las 24 horas del día con ellos, pero nos imaginamos en nuestra mente que su vida seguro es mejor que la nuestra. Esto pasa porque cuando nos comparamos con los demás nos falta información y solo estamos midiendo aspectos muy concretos de lo que vemos.

Piensa que tu tienes tus propias cualidades y hazlas crecer en lugar de perder tiempo y energía, mirando a las otras personas.

Rodéate de personas positivas y aléjate de las personas envidiosas y de aquellos para los que la vida es una competición constante.

Mira lo bueno que tienen los demás con admiración, pero sin caer en sentirte menos.

Si quieres sentirte mejor contigo mismo averigua como quieres vivir tu vida y que cambios necesitarías para que esto ocurriese.

Tan solo tienes que preocuparte en ser la persona que querrías ser y trabajar en ellos cada día hasta lograrlo, dejando las envidias y comparaciones atrás.

En resumen: Vive y deja vivir.

Espero te haya gustado el post 🌹