Como superé momentos de mi vida difíciles.

Últimamente en redes sociales estamos acostumbrados a ver vidas de película, sonrisas relucientes, físicos increíbles, ¿ pero es esa la vida real?.

Pues no, la vida a veces nos muestra su cara más bella, pero otras veces nos enseña que tiene momentos muy duros en los que si no tenemos las armas adecuadas nos puede llevar a un largo túnel sin salida donde todo se ve demasiado oscuro.

Era el año 2011 cuando empezó todo, son esos momentos de la vida donde todo parece conjugarse para ir mal, una relación de pareja que no era buena, problemas laborales, problemas familiares, personas cerca que no me hacían bien y la muerte de un ser querido. Realmente era una coctel explosivo que tenía pinta de explotar en cualquier momento.

Me levantaba por las mañanas triste y sin energía sabiendo que tenía cada día que afrontar varios frentes con el estrés y nerviosismo que eso conlleva; actuaba como un autómata haciendo las cosas casi sin pensar.

Era como si dentro de mi la persona que soy estuviese escondida detrás de múltiples máscaras, una tras otra escondían a mi verdadero yo. A cada persona le daba la cara que necesitaba, me costaba decir no a la gente y cuando lo hacía me sentía culpable, no me estaba dando cuenta que cada día, me ahogaba un poco más en la vida que estaba llevando.

Mis pensamientos eran negativos, dejaba que los demás opinasen sobre mi, pretendiendo saber más de mi que yo misma.

Que cruel puede llegar a ser mucha gente sin saber ni la cuarta parte de la vida de una persona y solo basándose en aspectos superficiales y creyéndose dueños de la verdad sobre otras personas.

En esa época estaba desbordada y no encontraba ningún hombro sincero en el que apoyarme, sentí como nunca que estaba sola, pasé momentos, muy duros de los que casi ni podía hablar con nadie

Fue entonces en los peores momentos cuando intenté pensar en positivo, me agarré al trabajo que tenia, intentando hacerlo lo mejor que podía a pesar de las trabas que tenía en el ambiente laboral, y empecé a hacer ejercicio!

CUANDO DESCUBRÍ QUE YO PODÍA SIN AYUDA DE NADIE

Después de años de no hacer mucho ejercicio, un día me subí en el gimnasio a una bicicleta de Spinning, y me encantó la experiencia, esos 45 o 50 min me sentía feliz, la música, el ambiente…era como dejar que la mente descansase de tanto estrés y malas vivencias.

Había encontrado algo que me hacía evadirme del malestar interno, me hacia sentir positiva, con ganas de hacer cosas, más contenta, era mi terapia.

Empecé haciendo una clase por día hasta llegar a dos clases al día y cada vez me sentía mejor, estaba más tranquila y centrada. Fue tanto lo que me gustaba y disfrutaba que me saque el título de instructora de ciclo indoor.

Esta pequeña parte de mi historia la he querido contar para todas aquellas personas que se encuentran en un momento difícil de su vida, y no pueden encontrar una salida.

Es importante cuando estamos bloqueados en situaciones de nuestra vida o sintiéndonos solos, buscar algo que nos ayude, en mi caso fue el ejercicio, en el tuyo puede ser leer, pintar , nadar, escribir, etc..cualquier cosa que te ayude a sentirte bien y te ayude a evadirte, evidentemente hablo de cosas sanas.

Cuando encuentras algo que te gusta y lo haces día a día notas como te sientes mejor y se convierte en un hábito diario que te ayuda a salir de ese oscuro agujero donde te encuentras.

NOTA: Antes de practicar cualquier deporte o hacer ejercicio debes realizar un examen médico rutinario para saber que todo está correcto.

Espero te haya gustado este post 🌹