Los limites los creas tú!

En algún momento, tu mente puede decir “Oh no, no puedo hacer esto. Soy incapaz de hacerlo. Probablemente me lastime o falle en el proceso “. Pero si abordas cualquier cosa que quieras lograr con esa vacilación, inevitablemente fracasarás. En su lugar, debes enfocarte en él como si fuera a funcionar y que puedes resolverlo, sin importar lo que sea, incluso si le toma meses o años.

Tienes que creer que puedes hacerlo porque tu único límite es tú mente. Mohamed Ali, mucho antes de convertirse en una leyenda, les dijo a todos lo que iba a suceder cuando dijo que iba a ser el próximo campeón mundial de boxeo. Cuando piensas de esa manera, es un juego de pelota completamente diferente.

Mucha gente no se da cuenta del hecho de que el único límite son ellos mismos. Pero es tu vida, tu momento y no importa por lo que has pasado. Tú eres el único que puede tomar la decisión. Si quieres algo excelente en la vida, debes hacer sacrificios y hacer cosas que la mayoría de las personas no están dispuestas a hacer

.

El primer paso para conseguir algo es ser nosotros mismos conscientes de que somos capaces de hacerlo: la mente, la voluntad y la capacidad de superación son nuestras armas más fuertes a la hora de alcanzar nuestros objetivos. La fe en nosotros mismos y en nuestras capacidades es básica para llegar a ser aquello que deseamos.

No construyas muros que te impidan avanzar: sé el artífice de tu propia felicidad, no de tus límites. Proponte un reto, convéncete de que eres capaz de alcanzarlo y lánzate a por ello: si crees que puedes, entonces podrás.

Solo los que corren el riesgo de avanzar, pueden saber hasta dónde pueden llegar

Si deseas hacer algo, hazlo ya. Tanto si es un viaje, cambiar de trabajo, darle un giro a tu vida. No pienses que el día de mañana será mejor que ahora. Si estás seguro de algo no lo pienses, ¡solo hazlo!

No pienses HAZLO. No pienses tanto las cosas, ni las buenas, ni las malas. Actúa no tengas miedo. Conviértete en una de esas personas que tachan cada día sueños o miedos de las listas de “asuntos pendientes”. La vida es realmente corta para dejarnos paralizar por el miedo, o divagar demasiado con el éxito. La vida es hoy. Actuemos en consecuencia.

Cómo ser valiente

Me gustaría que tengas muy claro que ser valiente es una elección.

Si luchas por lo que quieres, la recompensa será inmensa.

Imagínate,

  •  ¿Cómo sería tu vida si, por el hecho de que algo “es difícil”, no eliges aquello que te hará sentir libre y feliz?
  • ¿Cómo te ves en unos años, si no tomas esa decisión que te da miedo?
  • ¿Qué pensarás cuando estés al final de tu vida y ya no haya vuelta atrás?

Hoy es un gran día para hacer aquello que llevas tiempo posponiendo.

¿Por qué no?

Puedes ser valiente.

Pues en tu interior está la fortaleza, que te hará seguir adelante.

Elegir la vida que quieres requiere esfuerzo, dedicación, implicación y, sobre todo, asumir consecuencias.

Pero vivir tu propia vida, tus ilusiones, tus sueños, tus anhelos…¡Eso no tiene precio!

Hoy, me gustaría llevarte a reflexionar.

Hoy, me gustaría decirte que puedes, que tienes todo lo que necesitas y que serás capaz de salir adelante.

A veces, lo más difícil es dar el primer paso.  Ese, es el que más cuesta.

Es necesario arriesgar en esta existencia tan corta que tenemos los seres humanos, salir de los muros y las rejas que nos hemos impuesto por diferentes razones, dedicarnos a ser felices o al menos, buscar esos ratitos de felicidad y goce.

Desear para seguir adelante

El deseo es aquello que nos permite seguir, es el motor para continuar (lo mismo que ocurre con un coche). Desear es lo mismo que tener esperanza, objetivos, metas, sueños o como queramos llamarlo.

Cuando una persona lucha por lo que desea, el miedo no lo limita, ningún obstáculo puede vencerlo. Todos los temores que puedan abordarle lo utilizan como impulso para seguir adelante y vencer hasta lo imposible.

HAZLO ! VIVE! ARRIÉSGATE!

Al corazón es posible que se le haya atribuido la propiedad de estar ciego y, no obstante, es la pieza de tu cuerpo que más sabe. ¿Has escuchado aquello de que la razón ignora lo que el corazón conoce de antemano? El corazón sabe sobre todo de adrenalina, de intuición, de desdicha, de amor y de fortaleza. Es él quien dará sentido a lo que hagas, aunque creas que no lo tenga.

«Tal vez sea verdad: que un corazón es lo que mueve el mundo».

-Dámaso Alonso-

La emoción es decisiva en un proceso racional. De hecho, dicen que son nuestros sentimientos los que marcan el camino, pero que es la cabeza quien escoge la mejor forma de situarnos en él.

Ponte en camino, prepárate, abre los ojos

Todo aquello que merecemos o necesitamos aparecerá delante de nosotros, no lo desaprovechemos, no lo dejemos pasar de largo, ya que si está delante de nosotros, es que la vida nos lo está ofreciendo porque estamos preparados, no debemos tener miedo, sino ser valientes y agradecer cada día las oportunidades que se nos brindan, ya que esto significa que estamos atentos para seguir avanzando.

Estas son las cosas que debes tener en cuenta: los mejores planes son los imprevistos, las mejores decisiones son las que se toman con las vísceras, el amor más fuerte es el incomprensible, la razón no siempre te da la razón, tener valor es enfrentarse a uno mismo y asumir que, si no arriesgas, ¿entonces, qué? Madurar no es más que el proceso de descubrir que todo aquello que creías es falso y que, a su vez, todo cuanto rechazabas creer resulta ser cierto.

YA…. LIBÉRATE! ¡Tira ya ese costal que llevas en la espalda!, en el guardas el resentimiento, el rencor y la culpa.

Deja ya de culpar a otros y a tu pasado por lo que no marcha bien en tu vida. Cada día tienes la oportunidad de empezar otra vez. Cada mañana, al abrir los ojos, naces de nuevo, recibes otra oportunidad para cambiar lo que no te gusta y para mejorar tu vida. La responsabilidad es toda TUYA.

Tu felicidad no depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tu pasado….. Depende sólo de TI ¿Qué es lo que te tiene paralizado?……… ¿El miedo al rechazo?, ¿Al éxito?, ¿Al fracaso?, ¿Al que dirán?, ¿A la crítica?, ¿A cometer errores?, ¿A estar solo?.

¡Rompe ya las cadenas que tu mismo te has impuesto! A lo único que le debes tener miedo es a no ser tú mismo, a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, a desaprovechar esta oportunidad de mostrarte a otros, de decir lo que piensas, de compartir lo que tienes.

Tú eres parte de la vida y como todos, puedes caminar con la frente en alto. Los errores del pasado ya han sido olvidados y los errores del futuro serán perdonados. Date cuenta de que nadie lleva un registro de tus faltas, SÓLO TÚ MISMO. Ese juez que te reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica, ¡eres tú mismo! Ya déjate en paz, perdónate, sólo tú puedes lograrlo.

¿Cuándo vas a demostrar tu amor a tus seres queridos?, ¿Cuándo te queden unos minutos de vida?, ¿Cuándo les queden a ellos unos minutos de vida? El amor que no demuestres hoy, se perderá para siempre. Recuerda que la vida es tan corta y tan frágil que no tenemos tiempo que perder en rencores y estúpidas discusiones. Hoy es el día de perdonar las ofensas del pasado y de arreglar las viejas rencillas. Entrégate a los que amas sin esperar cambiarlos, acéptalos tal como son y respeta el don más valioso que han recibido…… Su libertad.

Disfruta de tus relaciones sin hacer dramas. Si pretendes que todos hagan lo que tú quieres o que sean como tú has decidido, si pretendes controlar a los que te rodean, llenarás tu vida de conflicto.

– Recuerda que el mundo de allí fuera refleja tu realidad de aquí dentro. Las personas ante las cuales tu reacción es más fuerte, sea de amor u odio, son proyecciones de tu mundo interior. Lo que más odias es lo que más niegas en ti mismo. Lo que más amas es lo que más deseas dentro de ti. Usa el espejo de las relaciones para guiar tu evolución. El objetivo es un total conocimiento de uno mismo. Cuando lo consigas, lo que más desees estará automáticamente allí; lo que más te disgusta desaparecerá.

– Libérate de la carga de los juicios. Al juzgar impones el bien y el mal a situaciones que simplemente son. Todo se puede entender y perdonar, pero cuando juzgas te apartas de la comprensión y anulas el proceso de aprender a amar. Al juzgar a otros reflejas tu falta de autoaceptación. Recuerda que cada persona a la que perdones aumenta tu amor a ti mismo.

. Disfruta con los pequeños placeres del día a día

Sé consciente de que puedes respirar, oler, sonreír, saborear… Por eso  ríete, cómete un buen pastel de chocolate, disfruta del olor del café recién hecho, escucha el sonido del mar. Vive y experimenta plenamente cada pequeño placer de tu día a día.

Aprende a vivir todo como un niño

¿Te has dado cuenta cómo viven los niños? Viven el momento no piensan en el mañana, se ríen, disfrutan a tope cuando están contentos… como si no hubiera un mañana y sin pensar en nada más; cuando se caen, lloran un rato, se les pasa y a reír de nuevo con otra aventura. ¿Por qué no aprendemos de los niños su espontaneidad?

Di a aquellos que amas que realmente los amas y en todas las oportunidades y recuerda siempre que la vida no se mide por la cantidad de aire que respiraste, sino por los momentos que tu corazón palpito fuerte: de tanto reír, de sorpresa, de éxtasis, de felicidad sobre todo de querer sin medida. Pablo Picasso

Deseo te guste esta nueva entrada! Y te mando un fuerte abrazo desde donde me leas 🌍 🌹