¿Y tú como ves el vaso medio lleno o medio vacío?

¿Sabias que puedes cambiar tu vida con pensamientos positivos?

Leer estas palabras te puede sonar a una odisea difícil de alcanzar, porque si te fijas en esta sociedad en la que vivimos estamos rodeados continuamente de noticias catastróficas.

Los puntos de poder para cambiar nuestra manera de vivir, disfrutándola, más, con mayor paz interna y plenitud, puede ser más sencillo de lo que piensas a través de pensamientos positivos.

Lo único realmente importante es que internamente, decidas cambiar los pensamientos que generas.

El Dr. Joe Dispenza, en su libro “Rompiendo el hábito de ser tú mismo”, nos confirma cómo generalmente sufrimos año tras año porque simplemente pensamos lo mismo año tras año.

Recuerda: Tus pensamientos generan tus sentimientos, y estos, a la vez, tus actitudes y hábitos, todo ello forma tu personalidad. Tú puedes cambiar pensando de un modo más adecuado, positivo y poderoso.

Trato con bastantes personas en mi día a día, y aunque ya lo tengo bastante dominado, diré que las personas que son muy negativas, cuando acabo de escuchar sus problemas, siento como una bajada de energia increíble , en cambio hay personas que cuando hablas con ellas es como si te recargasen la batería de tu mente y cuerpo, porque sus vibraciones son tan positivas que las sientes en ti. Imagina cómo se siente una persona que durante días, meses, años…sus pensamientos la mayor parte del día tienden a ser negativos….

“Las emociones juegan un papel importante en el funcionamiento de sistemas del cuerpo que influencian nuestra salud”, destacó el investigador Richard Davidson.

“Aquellos que habían demostrado mayor actividad en la zona negativa del cerebro tuvieron las peores reacciones inmunológicas, mientras que los que registraron mayor actividad en la zona positiva tuvieron el efecto contrario”, señalaron.

De esta manera, los científicos pudieron concluir que aquellos que tienden a ser pesimistas están más expuestos a enfermarse.

Científicos de la Universidad de Yale, en Connecticut, señalaron que el pensamiento positivo alarga la vida. “La gente que ve con optimismo su proceso de envejecimiento vive mucho más que los que se quejan todo el tiempo por su futuro”, refiere la investigación.

La gente con pensamiento positivo vivió un promedio de 7,5 años más que aquellos que se sentían mal por haberse puesto viejos.

El estudio sugiere que el que se siente mal porque se está poniendo viejo acelera justamente el proceso de envejecimiento.  En contraste, una actitud positiva agregará más años a la vida que el simple hecho de no fumar o hacer ejercicios de manera regular.

“Pon atención a tus pensamientos pues se vuelven palabras. Pon atención a tus palabras pues se vuelven acciones. Pon atención a tus acciones porque estás se vuelven hábitos. Pon atención a tus hábitos porque se vuelven tu personalidad. Pon atención en tu personalidad porque se vuelve tu destino”

Lao Tzu.

COMO SER MAS POSITIVOS

Sonríe más

El hecho de sonreír te genera endorfinas instantáneamente, lo cual te hace sentirte mucho mejor y más feliz. Todo esto conlleva a tener una mejor respuesta ante las situaciones que se te presentan diariamente y una forma de ser más abierta y optimista.

No importa lo que suceda a tu alrededor o cómo responda la gente a tu alrededor, date la oportunidad de sonreír a cualquier situación y a cualquier persona que veas pasando a tu lado.

Sé amable

Comienza a tratar a la gente, a toda la gente cómo te gustaría que te trataran. Olvida los prejuicios y otras ideas que tengas acerca de la gente, tu trabajo no es decir si lo que hacen o cómo actúan es de forma correcta o incorrecta, tu trabajo es otorgarles el beneficio de la duda y tratarlos de buena forma.

Aun aquellas personas que tú piensas no les caes bien, o las que no te caen bien, todos absolutamente todos merecen respeto. Cuando seas capaz de ser amable y compasivo hacia las personas que te rodean su respuesta hacia ti cambiará, a la gente le gustará pasar más tiempo contigo y te responderá de manera amable.

Esto resultará en relaciones personales más sanas y positivas y a que tu te sientas mucho mejor en cualquier situación y por lo tanto más positivo.


Utilizar los pensamientos positivos, contribuyen a asumir el control de nuestras vidas y decidir de qué lado queremos estar y que resultados deseamos obtener.

Pensar positivamente permite orientarnos a objetivos que nos ayude a crear un futuro de posibilidades y evitar enfocarnos en las dificultades viviendo atrapados en los problemas.

Cuando las situaciones adversas se presentan, se puede asumir la postura de buscar culpables del fracaso y caer en un círculo vicioso. Que diferente es  reflexionar y buscar  la respuesta recurriendo a nuestra experiencia o ayuda en otras personas, visualizando esta situación como una ocasión para aprender.

Por eso es conveniente conocer más acerca de los beneficios de los pensamientos positivos y trabajar en pro de conseguir una mente positiva.

No se trata de vivir en un mundo de fantasía, pero si de enfocar más los pensamientos en cosas positivas que en las negativas.

Permite adaptarte mejor a los cambios

Hay una constante en la vida, los cambios, como es hoy, quizá no será igual mañana.

  • Los inventos tecnológicos suelen revolucionar la forma de trabajar, de comunicarnos.
  • Algunos descubrimientos han modificado las rutinas diarias, los hábitos alimenticios.
  • Los cambios económicos, nos hace modificar patrones en las finanzas personales y las empresas.
  • Los hábitos de consumo, están en constante cambio.

Algunos de estos cambios suelen ser casi transparentes, pero otros son drásticos e impactan en diferentes aspectos de nuestras vidas.

Una persona pesimista, puede ver estos cambios como obstáculos, lo que generará estancamiento.

Contar con pensamientos motivacionales permitirá  visualizar estos cambios, como una oportunidad para crecer.

Proporcionan fortaleza para alimentar la mentalidad triunfadora

Cada persona tiene fortalezas y debilidades. No somos invulnerables, sin embargo al enfocarnos en desarrollar las fortalezas permite avanzar en nuestros proyectos personales y profesionales, forman parte de los beneficios de los pensamientos positivos.

Nutrir los pensamientos positivos y de triunfo, proporcionan la motivación para superar las adversidades, principalmente la postura opuesta, los pensamientos derrotistas como el miedo al fracaso.

El miedo al fracaso no permite descubrir a las personas el potencial que hay dentro de ellos ocasionando que dejen pasar oportunidades para prosperar.

Decidir por cultivar los hábitos positivos es una vía para alimentar las aspiraciones de éxito. Más que una rutina, los hábitos positivos son acciones que permiten lograr metas y así edificar los pilares en una persona triunfadora.

Plantear metas, objetivos y trabajar en su realización es una forma de fomentar los buenos hábitos.

Los hábitos positivos ayudan a enfrentar con éxito diferentes situaciones

No estamos exentos de enfrentar situaciones adversas, por diferentes causas.

Desarrollar buenos hábitos permite

  • reaccionar positivamente a los escenarios que se enfrentan.
  • Ver los errores como un aprendizaje, en lugar de un fracaso

Recuerda, la perseverancia es un factor importante para no rendirse y alcanzar las metas.

Una actitud conformista

Ante la falta de objetivos, las personas sentirán que no van hacia algún lado, que todo sigue igual. Quizá así se sientan a gusto, sin embargo esta no es una postura favorable en el largo plazo.

Explota otro de los beneficios de los pensamientos positivos,  la actitud de ser proactivo.

Una actitud positiva permite tener mejores momentos en la vida y en el trabajo

Afirmaciones como “Esto es imposible de realizarse” crean una barrera para avanzar en el logro de las metas.

Si la afirmación anterior se cambia a “Aun no tengo los conocimientos necesarios para poder realizar esta tarea”,  es un cambio de actitud y establece posibilidades sobre como sí es posible avanzar.

La segunda afirmación es un ejemplo de cómo aplicar una actitud positiva. El pensamiento positivo es contagioso, por lo que llevar el mensaje “si es posible lograrlo” a un equipo de trabajo crea una actitud favorable para enfrentar la tarea.

Una actitud positiva es muy saludable tanto para los equipos de trabajo como para situaciones personales.

Una actitud positiva permite dar cabida en la mente a imágenes y palabras que favorecen a la salud, al crecimiento y al éxito.

Otro de los beneficios de los pensamientos positivos al contar con una actitud correcta es mejorar la autoestima. La autoestima permite que las personas se mantengan positivas aún en la adversidad.

Existen momentos en que nos sentimos bloqueados y paralizados. Una salida fácil es culpar a los demás o a situaciones que se presentan en el entorno que nos rodea, cuando la actitud mental es la que está impidiendo avanzar en nuestras metas.

A menos de que tomemos el control de nuestros pensamientos, todo seguirá igual.

  1. Genera pensamientos alternativos y opuestos a esas ideas negativas que vienen a tu mente y que te producen sufrimiento. Es decir, tomando como base esos mensajes, puedes dar un giro hacia el optimismo al cambiar el discurso de tu diálogo interior. Si lo necesitas, puedes plasmar por escrito estas ideas para observarlas de forma objetiva desde un punto de vista externo.
  2. Ten siempre un pensamiento positivo para los demás, es decir, una palabra amable. A través de tu influencia en la vida de los demás, también influyes de manera constructiva en tu propia vida. Por tanto, elogia con más frecuencia a tus compañeros de trabajo por la labor realizada, anima a quien sufre con un mensaje de esperanza, ofrece un consejo de optimismo a quien te lo pide…
  3. Crea mantras de pensamiento positivo expresados con tus propias palabras. Así como un estudiante preparamejor un tema cuando estudia el contenido de sus propios apuntes en lugar de tomar como base los de un compañero, si quieres entrenar el optimismo también es recomendable que encuentres tus propias palabras para definir aquello que este concepto significa para ti a través de frases motivacionales.
  4. Observa con más frecuencia las vistas de un paisaje y pasa menos tiempo en contacto con el teléfono móvil y el ordenador. El entorno natural te ayuda a conectar con la raíz del optimismo puesto que la felicidad del ser humano es mayor a partir del equilibrio con el medio del que forma parte.
  5. Busca la interpretación constructiva de la realidad. Es decir, decide, de forma consciente, mirar los hechos desde la perspectiva de la gratitud.

¿Has pensado alguna vez cuánta energía y tiempo dedicas a pensar en los problemas, a imaginar los peores escenarios posibles y a preocuparte? Sin embargo, preocuparse es como pagar por adelantado (y con intereses) una deuda que no sabemos si nos corresponde. Si utilizáramos esa energía y ese tiempo en buscar soluciones, en generar pensamientos positivos y en individuar nuestras potencialidades, avanzaríamos mucho más rápido y con menos esfuerzo. Se trata de un cambio de perspectiva que vale la pena.

No hay nada peor que preguntarse qué habría pasado si nos hubiésemos atrevido a tomar ese camino que abandonamos por culpa del miedo. A veces deseamos estar seguros antes de tomar una decisión y, como resultado, perdemos la oportunidad. Sin embargo, la certeza al 100% nunca la tendremos por lo que siempre hay una dosis de riesgo. Las personas con coraje, que se atreven a cambiar su vida, no son aquellas que no tienen miedo sino las que valoran más su felicidad que ese temor, las que deciden sobreponerse a pesar de todo.

En la vida, nos movemos hacia adelante y avanzamos o nos atrapa el torbellino del pasado que nos succiona hacia atrás. Como todo está en continuo movimiento, la inmovilidad es la más falaz de las creencias porque cuando no te mueves hacia adelante, quedarte en el mismo sitio implica retroceder y formar parte del pasado. No obstante, independientemente de cuál sea tu decisión, asegúrate siempre de que es tuya porque no tomar partido, quedarse inmóvil al borde del camino, implica que otros decidirán por nosotros. Y ese es el camino más directo hacia el arrepentimiento.

No debes estar ilusionado o apasionado simplemente con las cosas que te gustan hacer. Puedes elegir ser una de esas personas que contagia ilusión y pasión por donde quiera que vaya. No sólo te estoy invitando a ilusionarte y apasionarte con lo que haces, sino también que transmitas esa pasión e ilusión a los demás. Ya sea limpiando los cristales de tu casa o hablando en público para miles de personas.

Detenerse a pensar en todo aquello que no tienes en la vida no te llevará a ninguna parte. Sin embargo, atender y centrarse en todo lo bueno y positivo que has conseguido hasta ahora ayudará a que enfoques lo verdaderamente importante y productivo para tu vida. Piensa en todo lo que has conseguido, en cómo los demás te han apoyado y valorado en tus ideas. Cómo de agradecido te sentiste en esos momentos. Todo es poco por agradecer.

Miles de cosas en nuestra vida están fuera de nuestro control. No puedes controlar tu pasado, qué hace otra gente, o cómo funciona el mundo..pero lo que sí puedes controlar y decidir es tu actitud al respecto. Tener una actitud positiva en los buenos momentos es algo fácil, sin embargo, tener una actitud positiva cuando las cosas van mal es algo que dice mucho de tu carácter y tu persona. Recuerda siempre que el vaso está o medio lleno o medio vacío, y cómo esté hoy es algo que depende de ti

Espero te haya gustado este post y pueda ayudarte a llenar tu vaso de gotitas de positivismo! 💝