El maltrato que nadie percibe…Luz de gas y otras técnicas de un narcisista

OBJETIVO DE HACER LUZ DE GAS

La violencia “luz de gas” es un tipo de manipulación que no sólo quiere modificar el comportamiento de alguien sino quién es ese alguien. El objetivo – más o menos consciente por parte de quien agrede- es buscar el control sobre la víctima. Como cualquier manipulación, daña la autoestima. Pero esta además afecta profundamente a la autoconfianza y la percepción de la propia realidad y posicionamiento vital.

Hacer Luz de Gas consiste en hacer creer a la víctima que la realidad que vive es falsa y que esa distorsión puede ser debida a fallos en la memoria o alteraciones mentales. Hace dudar a la víctima de su propia salud mental. 

Hace que la persona que es objeto de ella se cuestione sus propios sentimientos, instintos, pensamientos y sanidad mental, dando a la persona abusiva (generalmente un(a) narcisista) el poder y el control.

Es un tipo de abuso psicológico en el cual se manipula y modifica la percepción de la realidad que posee otra persona. El maltratador hace creer al otro individuo que lo que recuerda y sus percepciones son producto de su imaginación y no lo que realmente a sucedido.

Un problema muy sutil, difícil de detectar, tanto por parte de quien la sufre como por su entorno cercano. Manipula de una manera recurrente las interacciones entre la pareja o el entorno de la misma; y quitando valor al sentir de la víctima. 

El vínculo que se establece entre víctima y maltratador se presenta como premisa para que los signos sean difícilmente reconocibles. Además, hay que sumar que es un maltrato que puede enmascararse, hacerse únicamente en privado y no ser evidente para ninguna persona que lo esté viviendo. El poder es tan grande que la persona maltratada se convence de que no llega a percibir correctamente la realidad.

PROCEDENCIA

Luz de gas debe su nombre a la película Gaslight (1944), de George Cukor. Una película estadounidense de 1944 basada en la obra de teatro de Patrick Hamilton Gas Light. Contó con Charles Boyer, Ingrid Bergman y Joseph Cotten como actores principales.

La protagonista vive cómo su marido le intenta convencer de que los ruidos que ella escucha en el ático son fruto de su imaginación, mientras continúa alterando el entorno para probar su teoría. Para ello, él le desaparecía ciertas pertenencias y atenuaba las luces de gas, haciéndole creer a ella que brillaban con la misma intensidad de antes.

Este tipo de abuso psicológico ponía en duda constantemente a la esposa, por lo que ella creía que tenía problemas de cordura y de memoria.

CARACTERÍSTICAS

DETECTAR SI TE ESTÁN HACIENDO LUZ DE GAS

  1. Observa si estás todo el tiempo cuestionándote a ti misma.
  2. Te preguntas si eres demasiado sensible varias veces al día.
  3. Te sientes confundido a menudo, incluso “loco” en el trabajo
  4. Siempre estás pidiendo disculpas, ya sea a tus padres, tu novio o tu jefe.
  5. Te preguntas constantemente si eres lo suficientemente bueno con los demás, como novia, esposo, amigo, hija o empleada.
  6. No entiendes por qué, a pesar de todas las cosas buenas que te rodean, no eres feliz.
  7. A la hora de comprar cosas para ti, piensas en lo que le gustaría al compañero, amigo o familiar que supuestamente está ejerciendo el gaslighting sobre ti, en lugar de en tu propia felicidad.
  8. Excusas constantemente a esa persona que sospechas que está abusando de ti delante de tu familia o de tus amigos.
  9. Ocultas información a tus amigos y familia, de tal forma que no tengas que ponerles excusas.
  10. Sabes que hay algo que va muy mal, pero no puedes expresarlo, ni siquiera tú mismo consigues identificar qué es lo que está mal.
  11. Empiezas a mentir para evitar menosprecios hacia tu persona y distorsiones de la realidad.
  12. Tienes problemas a la hora de tomar decisiones simples.
  13. Piensas dos veces antes de sacar ciertos temas de conversación, aparentemente inocentes.
  14. En el caso de una relación sentimental o de que vivas con tu “gaslighter”, repasas mentalmente todo lo que has hecho durante el día para anticiparte a aquellas cosas negativas que puede echarte en cara.
  15. Tienes la sensación de que antes solías ser una persona distinta, más segura de ti misma, más divertida, más relajada.
  16. Empiezas a hablar con tu “gaslighter” a través de un intermediario, porque tienes miedo de que se sienta molesto por algo que has hecho.
  17. Sientes que no eres capaz de hacer nada bien.
  18. En el caso de que tengas hijos y sea tu pareja el abusador psicológico, empiezas a notar como intentan protegerte de él o ella.
  19. Te sientes furioso con gente con la que antes te llevabas bien.
  20. Te sientes desesperado e infeliz.

CÓMO PARAR EL GASLIGHTING

La historia es que hay algo clave que complica la identificación de esta violencia cuando una está adentro: el gaslighting casi nunca requiere el uso de violencia explícita, e incluso muchas veces va revestido de un falso buenismo: “Yo sólo quiero ayudar, aunque parece que lo hago todo mal; hazme caso, fíate de mí, es por tu bien…”

Es tan difícil de conocer este tipo de maltrato que incluso si lo hablas con tus amigas es posible que puedan decirte que no es para tanto, que es una persona con carácter o que a lo mejor estás exagerando.

La solución para que estos abusos se detengan consiste, en cortar los vínculos. «El agresor se embriaga con sus abusos, que se convierten en una droga para él. Se siente todopoderoso. Y esto sólo puede ir de mal en peor». La víctima puede que se sienta sola ante las acciones de su acosador. En general, esto sucede sin que los demás noten nada, las personas del entorno de la víctima no son conscientes del problema.

Confía en tu sabiduría y en tu intuición. Estoy segura de que si has vivido una situación parecida y te permites mirar para atrás, si miras bien adentro de ti, verás que siempre supiste que algo andaba mal. Tu intuición, tu sistema de alarma siempre funcionó. Simplemente aprendiste a dejar de escucharlo.

Activa, pues, tu escucha interna. Rebaja las voces externas y sube el volumen de tu voz, de tu sentir, de tu intuición. Si miras bien adentro, tú sabes qué te quita la energía y qué te la da. Esta escucha interna siempre será tu mejor aliada.

La vida sigue sin esa persona. Sí, vivirás momentos especiales y siderales con otras personas. Sí, también sentirás emociones preciosas aunque esa persona ya no esté. Afortunadamente, si tenemos los ojos y el corazón abiertos, la vida está llena de personas y momentos maravillosos.

LOVE BOMBING:
El narcisista logrará programar a su victima para que esta reciba continuamente su afecto y atención, pudiendo luego retirarlos a discreción en otras etapas de la relación, creando así un vacío, una necesidad, una adicción.
Es una de sus técnicas más características para iniciar relaciones amorosas, cuando los conoces se vuelven tu alma gemela, te llenan de detalles y ocupan todo su tiempo en hacerte feliz. Con sus nuevos adeptos: inundarlos de halagos, cariño y atención para lavar sus cerebros y captar sus voluntades.
El love bombing se convierte en una época dorada, un cebo que usará continuamente para engañar. El cerebro de la victima crea una imagen falsa del narcisista. 

PROYECCIÓN:
El manipulador traslada sus rasgos negativos o desplaza la responsabilidad de sus comportamientos a otra persona. Los narcisistas la usan en exceso, afirmando que la maldad que los rodea no es su culpa, sino tuya.

Campaña de calumnias y difamación: esta etapa es un clásico del abusador. Cuando te abandone, lo dejes, o descubras su hipocresía tratará de destruirte, te endilgará su abuso, mentirá sobre ti, pondrá a tus hijos y familia en tu contra, te saboteará en el trabajo. Tu reputación estará a merced de su nueva percepción de ti, ya que despues de idealizarte, ahora te aborrecen y eres una mala persona, ellos son ahora la victima.

DEJAR claro que el trastorno de personalidad narcisita afecta a hombres y mujeres.



MENTIRAS COMPULSIVAS:
Los narcisistas mienten todo el tiempo, aun cuando no es necesario. Se divierten mintiendo, se sienten poderosos engañando y adoran burlarse secretamente de las personas a las que dicen cuidar y amar.
Esconderan muchas de sus técnicas de manipulación con mentiras, las infidelidades, la realidad de sus vidas, lo que hacen con su tiempo, negocios sucios o vida paralela.

TRATAMIENTO DEL SILENCIO:
El tratamiento del vacío es parte de la técnica de stonewalling, es no hablarte por días cuando le haces un planteo lógico. Cuando le enfrentas con un razonamiento que va en contra de sus deseos.
Puedes no estar de acuerdo con un comportamiento del narcisista, y cuando le enfrentas con la verdad, pura y simple, se aleja de ti, te deja de hablar por dias y solo te ignora llamadas, mensajes o cualquier forma de comunicación. Esto te hace dudar de tu propio sentido común y luego vuelves arrepentido por haberle confrontado.
De buenas a primeras el narcisista deja de comunicarse con su pareja, y se muestra distante y hostil. La necesidad humana básica de la interacción con el otro queda retenida sin ningún tipo de explicación.

TRIANGULACIÓN:

Esta es un arma de control y abuso. Es el “divide y reinarás” de Maquiavelo que los narcisistas aplican en la familia, en la pareja, en los grupos de amigos y especialmente en las empresas.
La triangulación es introducir a un tercero en una relación familiar, de amistad o amorosa para comparar, dar celos, criticar o acabar con la reputación de una persona y recibir la empatía de la otra, de esta manera siempre daran su versión tergiversada de la historia para ser ellos las victimas.

Si actualmente te encuentras en una relación abusiva de cualquier tipo, debes saber que no estás solo o sola, incluso si sientes que lo estás. Hay millones de sobrevivientes en todo el mundo que han experimentado lo que tu vives. Esta forma de tormento psicológico no es exclusiva de ningún género, cultura, clase social o religión. El primer paso es tomar conciencia de la realidad de tu situación y validarla, incluso si el abusador intenta hacer que creas lo contrario.

¿Cómo se ejerce la violencia perversa?

Los perversos o agresores intentan atraer a los demás hacia su propio nivel o registro para conducirlos luego a pervertir las reglas, siendo el mayor fracaso el no conseguir atraer a los demás a su registro de violencia. Por lo tanto, será la única manera de atajar la propagación de este proceso.

La violencia perversa es fría y verbal, construida a través de las denigraciones, insinuaciones hostiles, señales de condescendencia y ofensas. Las amenazas son siempre indirectas. Se trata de una agresión continua y perpetua, donde cada ofensa es un eco de las anteriores.

Como dijimos al comienzo, es una violencia “limpia”, donde no se ve nada o casi nada, constituyendo algo así como un crimen perfecto. El agresor en su fase de dominio, trata de inhibir el pensamiento de su víctima, provocando posteriormente sentimientos, actos y reacciones mediante mecanismos de exhortación.

En este punto, la víctima se encuentra frente a alguien que lo paraliza todo, sintiéndose acorralada y en la obligación de actuar, y lo hará mediante violento arranque en busca de su libertad. La víctima, si reacciona, parecerá la creadora del conflicto, pero si no lo hace, contribuirá a su constante y propia destrucción.

Desligarse es un proceso complejo que la mayoría de las veces necesitará ayuda tanto de su entorno más cercano como profesional, pues la víctima, tras haberse instaurado y mantenido bajo la dictadura del miedo y la humillación, tendrá que reestructurar sus pensamientos y sus emociones.




 En relación a la personalidad narcisista el psicoanalista Otto Fenichel introdujo el concepto de Suministro Narcisista para describir un tipo de admiración, apoyo interpersonal o sustento elaborado por un individuo de su medio ambiente y esencial para su autoestima.

La persona narcisista puede tener una o más fuentes de suministro, pero en general hay una persona, que puede ser la pareja, que es considerada como la fuente principal o suplemento primario, las demás serían suministros secundarios.

También existen suministros inanimados como la casa, el coche o la vestimenta, que le dan estatus. Ambos tipos de suministros tienen como objetivo proveer al/la narcisista de las emociones necesarias para su autoestima tales como atención,  adulación, envidia, etc.

Para el/la narcisista la fuente primaria es como una extensión de sí mismo/a, como si fuera parte de él o ella, es decir que no hay ningún límite entre el yo y el otro/a, da por sentado que la otra persona tiene que pensar, sentir y actuar como él/ella, y que está ahí para complacerle.

En el momento que la otra persona opina diferente, o hace algo contrario a lo que propone o espera el/la narcisista, éste/a lo vive como una crítica, se siente ofendido/a, siente una herida narcisista y para remediar ese malestar castiga al/la otro/a consiguiendo así su reacción emocional y su suplemento.

Si bien la mayoría de las personas necesitan recibir amor, aprobación y elogios, en el caso de los/las narcisistas estos suplementos se necesitan en proporciones mayores, y son indispensables para su funcionamiento.

A lo largo de nuestras vidas, todos somos susceptibles de caer en la telaraña de un psicópata integrado. Podrá ser esa nueva amiga tan agradable y atenta o ese empleado tan simpático y eficiente que ha llegado a tu oficina  o empresa o esa maravillosa persona con la que has iniciado una relación de pareja. No olvidemos que los psicópatas son hábiles socialmente, seductores y se muestran encantadores en los inicios.En esta entrada pretendo dar, a modo de prevención una serie de estrategias para detectar y evitar caer en las redes de estos personajes que acaban siendo auténticos depredadores. En la serie de entradas dedicadas a la “manipulación” en este blog ya describo como es y funciona el ciclo de la manipulación; sus fases, herramientas, perfiles… por lo que no me repetiré. Veamos pues nuestra vulnerabilidad y todas aquellas señales para detectarlos.La gran familiaridad que tienen con la violencia y el engaño es muy importante. Las personas empáticas somos más vulnerables no sólo porque es más fácil engañarnos, sino porque pueden hacer un uso de la violencia y de la extorsión que a nosotros nos resulta muy difícil de comprender. Cuando somos conscientes, finalmente, del tipo de persona que está atacándonos, cuando comprendemos de verdad que esa persona que decía que estaba de nuestra parte (como amigo, marido, novio, compañero de trabajo) nos está destruyendo, mucho de ese mal ya se ha producido, y ahora es cuestión ya de luchar por la propia supervivencia.Nuestros puntos débiles ante el psicópata serán que:1. No queremos creer que existan personas como los psicópatas.2. Tenemos una incapacidad manifiesta para desenvolvernos en el terreno del engaño y la violencia. Ellos, por el contrario, son muy capaces en esos escenarios.3. Tenemos la idea de que podemos cambiar a cualquiera, si de verdad nos empeñamos en ello.4. Reaccionamos con culpa y depresión a su acoso en vez de reunir energías para la lucha.5. Tenemos problemas de autoestima; no confiamos en nuestras posibilidades.6. Tenemos ideas equivocadas acerca del tipo de relación que podemos exigir.7. Desoímos las alertas de la intuición.8. Dejamos de lado la sensatez o el actuar guiado por la sabiduría y buen juicio.9. No prestamos atención a los indicadores de la violencia.Algunas señales de posible violencia que podemos observar en los psicópatas serán:·         Tener cambios bruscos e injustificables del estado de ánimo, con irritación y hostilidad intensas.·         Conductas de humillación y de abuso verbal.·         Ser muy posesivo y celoso.·        Tener dificultad para reconocer que los otros pueden tener razón; creerse en posesión de la verdad y observar las discrepancias como amenazas personales.·         Tolerar muy mal la frustración, a la que se responde con ira.·    Despreocupación por los intereses y necesidades de los demás, junto a actitudes negativas y hostiles hacia ellos.·         Aislar y separar de amigos y familiares a la persona diana.·         Acosar, perseguir, amenazar, espiar.·         Fracaso de la comunicación directa y abierta. La persona que se comunica con él percibe que hay un nivel que no puede traspasar, que el psicópata no está realmente interesado en comunicarse.

COMO SALIR DE UNA RELACIÓN CON UN NARCISISTA

El narcisista no solo puede ser una pareja, puede ser una madre, un padre, un hermano, un jefe….

Todas las trampas del narcisista tienen un elemento en común: la mentira. Ese es el gancho. La forma más expedita de escapar de sus maquinaciones es dejar de creer, absolutamente, en el narcisista.
Como he explicado en otra ocasión:  todo su poder sobre nosotros reside en su capacidad de engañarnos una y otra vez.
Las trampas le funcionan de maravilla hasta el día y la hora en que, haga lo que haga, ya no lo consideramos creíble en ningún aspecto. Cuando decidimos no volver a confiar nunca más en este personaje, ni en su amabilidad o enfado, ni en su aparente felicidad, ni en sus falaces palabras de contrición o arrepentimiento.
Nada de nada. Como si estuviéramos ante un fantoche o un maniquí de cartón-piedra.  
Las relaciones humanas se sostienen en unos mínimos de confianza mutua, si esta desaparece, se acaba la relación y llega la libertad.
Incluso la peor trampa de todas: el vínculo afectivo, se comienza a deshacer cuando se pierde totalmente la fe en esa persona. Es difícil amar a alguien si dejamos de creer en él.
A la víctima le cuesta llegar a este punto: ¡todo ha sido mentira!, pero una vez que lo logra comienza su liberación y no hay marcha atrás. El narcisista lo sabe, sabe que si su víctima decide no volver a creerle nunca más, ¡nunca más!, se acaba para siempre su dominio sobre ella y tendrá que buscar su combustible en otra parte.
¿Cómo salir de las trampas del narcisista?: Deja de creer, no vuelvas a confiar nunca más en él. Es todo.

SI CREES ESTAR EN UNA RELACIÓN CON UN NARCISISTA BUSCA AYUDA.

Espero te guste este post y esta información pueda serte útil.