Como es convivir con un perverso narcisista, Parte 1

Hoy vuelvo a hablar sobre el tema del transtorno de personalidad narcisista , creo que aunque se hable mucho más que antes, todavía mucha gente no sabe el alcance que puede tener estas personas con este transtorno de personalidad sobre las personas que están a su lado. Este post lo haré de dos partes porqué será largo…

Como tantas personas en el mundo yo solo soy una superviviente más de esta clase de abuso psicológico tan demoledor y pienso que tengo obligación moral de hablar de algo que he sufrido durante mucho tiempo tanto en el ámbito familiar como en el de una pareja.

Como comenté a pesar de que hay mucha gente que está hablando sobre el transtorno de personalidad narcisista, creo todavía se debería hablar mucho más, porque es otra clase de maltrato y más peligroso de lo que puede parecer en un primer momento.

Las personas que hemos vivido estos abusos psicológicos tenemos el deber de denunciarlo para que otras personas sepan lo que quizás no saben ni que están viviendo.

En mi caso han sido muchos años de este maltrato de pequeña, adolescente y más mayor también.


Como ya he comentado anteriormente el transtorno de personalidad narcisita afecta tanto a hombres como a mujeres.

El perverso narcisista utiliza el vínculo familiar, profesional o sentimental para someter al otro. Necesita de esta proximidad para ejercer su influencia y no permite que su víctima se aleje de él. Es frío, no conoce la culpabilidad y no duda en culpabilizar a los demás. Puede ser celoso e infiel. No soporta ser blanco de las críticas, pero critica sin cesar. Para crecerse, se alimenta de la imagen de su víctima: cuanto más la menosprecia, más fuerte se siente. Si siente angustia, rápidamente hace experimentar al otro la misma emoción.

Jean-Charles Bouchoux, psicoanalista y psicoterapeuta, es una de las voces internacionales más reconocidas en el campo del tratamiento de la perversión narcisista.

El párrafo siguiente es una entrevista de la vanguardia al Psiquiatra francés Jean-charles Bouchoux, donde pone ejemplos claros de este tipo de personas:

Qué es la perversión narcisista?

Una psicopatología… no muy apreciable a primera vista.

¿Y eso?

El perverso narcisista es una persona que despliega muchos encantos y resulta adorable de entrada.

Nada tiene eso de malo.

No, hasta que atrapa a otro en su telaraña y empieza a dañarle gravemente.

¿Qué podría hacerme un perverso (o una perversa) narcisista?

Jugar contigo hasta erosionarte psicológicamente, desvalorizarte, deprimirte, hundirte… ¡Destruirte!

¿Destruirme?

Sí, hasta podrías llegar al extremo de enfermar o de intentar lesionarte o suicidarte.

Yo me daría cuenta antes, ¡y saldría corriendo!

O no… Trato como especialista a muchas víctimas de perversos narcisistas… ¡y cada día son más!

¿Más perversos o más víctimas?

Lo uno va con lo otro, claro.

¿Y cómo funciona ese tándem tóxico?

El perverso narcisista consigue que su víctima se sienta culpable de ser mala persona, de ser imperfecta, incorrecta, incompleta, falible, falsa, infiel, mentirosa, lo peor…

Ya, y la víctima empieza a pedir perdón, perdón, perdón…

Veo que lo entiendes… Tal es la perversión: el narcisista no es capaz de admitir mancha alguna en sí mismo, ¡y las proyecta todas en el otro!

¿En su pareja?

Sí. O también en un alumno, si el perverso narcisista es profesor. O en un empleado, si es jefe. O en un hijo, si es padre…

¿Un padre puede ser perverso narcisista con su propio hijo?

“Eres un desastre, chaval, no llegarás a nada”: proyecta en su hijo lo que no admite en sí mismo.

¿Hay más narcisistas hombres o mujeres?

Por igual.

Quizá yo mismo sea un perverso narcisista…

No.

¿Por qué no?

Si te lo cuestionas, si te lo estás planteando…, eso te descarta, porque el perverso narcisista jamás duda de ser perfecto, impecable, irreprochable.

Ah, no: yo soy muy reprochable.

¡Cuidado! Si tiendes a culpabilizarte tan fácilmente, serás una víctima fácil.

Ah.

Imagina a uno paseando con su pareja. Se cruzan con una mujer, y verla le excita a él. Entonces, incapaz de asumir contradicciones internas, mira a su pareja y la acusa: “¡Seguro que te acostarías con otro!”. Así actúa el perfecto narcisista, lo que obliga a su víctima a defenderse continuamente.

E infructuosamente, supongo.

Sí, el perverso narcisista necesita siempre a otro al que menoscabar, degradar, inculpar de fallos. Y si intentas alejarte de él, enloquece y te persigue: necesita tenerte para seguir vertiendo reproches…

¿El perverso narcisista nace o se hace?

Vivió en su niñez algún desamparo. “O soy perfecto o me abandonan”, le dicta su inconsciente, y se idealiza a sí mismo: no se permite asumir “imperfección” alguna en sí mismo, ¡y las proyecta en otro!

¿Y cómo es el otro?

Alguien valioso, al que admira por sus cualidades, elevado, empático, sensible… Un reflejo de cómo se ve a sí mismo…

Como un espejo… a lo Dorian Gray.

Sí, un espejo para ensuciarlo, rayarlo… y hasta romperlo, quedando él inmaculado.

Y la víctima, a padecer.

La víctima suele pensar: “Ya le cambiaré”. ¡Grave error! Nadie cambia a nadie: uno sólo cambia si quiere cambiar uno.

Vale.

Jamás idealices: todos tenemos defectos. O aceptas los del otro ¡o vete! El perverso necesita al otro porque él es la parte buena (Doctor Jekill) y el otro la mala (Mr. Hyde).

Más ejemplos de perversos.

Una chica olvida poner la alarma del despertador. A la mañana siguiente no suena… y acusa a su pareja: “¡Tú has tocado el reloj!”, le dice. ¡No acepta haberse equivocado ella!

Perversa.

Impotente, la víctima discute… y es inútil.

¿Tiene cura el perverso narcisista?

Imposible. La principal medicina es querer cambiar, y el perverso narcisista ni siquiera tiene conciencia de su patología.

¿Cómo saber que soy víctima?

Pregúntate: “¿Cómo me siento en mi relación con esta persona?”. Y si no te respondes “bien”, ¡aléjate de ella! ¡Una relación sólo es para estar uno bien! Sé egoísta: se trata de estar uno bien sin dañar a nadie.

No importa lo inteligente que seas, del país que seas, tu edad… cualquiera que sea una persona empática, alegre, puede caer en la trampa de un narcisita.

Los narcisistas son personas que o bien de pequeños han tenido todo lo que han querido y hecho lo que han querido sin restricciones o han sido también criados por padres o tutores con este trastorno y al pasarlo mal de pequeños han disociado su mente para no sufrir, pero…..aunque esto pueda dar pena por pensar en ese niño pequeño sufriendo, una vez que son mayores ellos podrían cambiar si quisieran pero en realidad son cobardes y no se atreven a enfrentar su herida narcisista Y prefieren dañar a otras personas sabiendo perfectamente el daño que hacen y el gran sufrimiento que ocasionan.

Tendemos a asumir que todas las personas son capaces de sentir empatía. Sin embargo, los narcisistas, sociópatas y psicópatas se comportan de otra forma. Es importante reconocerlos para tener las precauciones necesarias ante el encuentro con gente así, pues pueden lastimar a las personas de forma seria.

Aquí nos centraremos en comentar un poco sobre el comportamiento de los narcisistas, es decir, personas con las características del trastorno narcisista de la personalidad o de un perverso narcisista.

Las personas narcisistas son incapaces de sentir empatía por el otro excepto cuando ésta le aporta algún beneficio personal. Además, tienden a manipular y devaluar a sus víctimas de manera crónica. La gente que mantiene relaciones con narcisistas puede sentirse ansiosa, insegura y, en algunos casos, llegar hasta el suicidio. Este trastorno se caracteriza por un ego muy potente, donde sólo importa quedar bien frente a los demás, a costa de lo que sea.

Su manipulación es dañina tanto a nivel físico como emocional, y lo que los vuelve más peligrosos es que es difícil detectar sus estrategias. Sin embargo, conociendo el lenguaje que emplean y otras de sus herramientas, es posible detectar un comportamiento narcisista ante el cual es mejor huir. Aquí comparto tres claves del comportamiento narcisista en la etapa de la seducción, cuando parecerán los mejores , pero que pronto podrán convertirse en una pesadilla, una vez que pasen a lo que se conoce como la etapa de la violencia o degradación. Prepárate con esta información y evita pasar malos ratos con personas que pueden lastimarte.

1. Los defectos, inseguridades y secretos que confíes en ellos serán usados en su beneficio

Cuando la relación con un narcisista inicia, dan ganas de confiar en ellos. El problema es que todos los miedos e inseguridades que les compartas, serán utilizados en su beneficio y eventualmente se convertirán en herramientas para dañarte. El narcisista pretenderá apoyarte y ser empático, pero poco a poco verás que buscará provocarte con esa misma información que tú diste. Mantente atento a señales de este tipo, no dejes que tu pareja se burle de tus miedos ni defectos.

2. Envidiarán tus fortalezas

Durante la etapa de la seducción, tus logros lo harán sentir orgulloso y él no dudará en demostrarlo, pero al iniciar la etapa de la violencia, esas virtudes serán convertidas en defectos. Por ejemplo, si antes eras una persona segura y atractiva, empezará a llamarte presumida y vanidosa, y lo que era una inteligencia positiva, será una presunción. Un narcisista se burlará de tus logros y los minimizará, pero debes saber que cuando esto suceda, lo mejor es ignorar sus trucos con mucha atención, pues este juego es difícil de identificar.

3. Estarán siempre insatisfechos

Las personas narcisistas siempre querrán más, y lo obtendrán a costa de tu tranquilidad. Por eso, si te encuentras con alguien así, podrás notar que poco a poco irá devaluando tus acciones hasta reducirlas a lo insignificante. Podrás identificarlo por la forma en que te culparán por lo que sale mal, por su conducta pasiva-agresiva y por la manera en que querrás solucionar todos los problemas para conseguir el bienestar del narcisista, el cual nunca llegará pues continuará con los ataques.

Las personas con transtorno de la personalidad narcisita son incapaces de querer a nadie que no sea ellos mismos, pero si pueden fingir estos sentimientos haciéndolos muy creíbles y engañando a quienes quieran porque son tremendos actores.

Las personas que hemos sufrido este abuso hemos tenido que soportar toda clase de maltratos psicológicos y juegos tetricos del narcisita.

Para aguantar este tipo de abuso durante muchos años tienes que ser muy fuerte mentalmente, yo lo he sido, pero hay otras personas que caen en drogas, alcohol e incluso han llegado a suicidarse, por eso es tan importante que esta clase de abusos se sepan porque estas personas no tienen limites para dañar.

Qué convierte a una víctima en víctima?: la elección del narcisista, sin ninguna duda. Una vez que ha sido enganchada por el abusador, éste descargará sobre ella toda su agresividad, su violencia perversa.
El agresor ha elegido a su víctima porque está tiene algo que él no tiene, algo que en el fondo envidia: vitalidad, alegría, generosidad, don de gente,… y, sobre todo, empatía. En su pensamiento mágico el narcisista busca robarse estos atributos, si fuera posible, apropiárselos, y, en último término, destruirlos.
Las víctimas son envidiadas por la felicidad que irradian. Esto es lo que no soportan estos seres oscuros y rotos. Su luz, su potencia vital las ha convertido en presas apetitosas para el depredador.

Todos los seres humanos arrastramos un cúmulo de heridas emocionales, traumas no resueltos del pasado, memorias dolorosas. El narcisista, sádicamente, clava sus colmillos de vampiro en estas vulnerabilidades que percibe, justo donde puede causar más daño y desolación. 
Por eso es que las secuelas de la agresión narcisista son tan devastadoras para el que las sufre. El narcisista cuando maltrata a la presa actúa como un espejo en negativo. La buena imagen que tenía de sí misma se esfuma y se transforma en desamor.
Esta es la obra maestra de un depredador. Afirmar que la víctima es su cómplice por haber permitido la agresión que sufre, es no comprender el proceso previo y sus efectos. Esta persona fue condicionada de manera encubierta y perversa, sus emociones y su psiquis fueron manipulados, sus sistemas psicológicos de defensa, desmontados. Se encuentra, literalmente, paralizada.

Hasta aquí el post de hoy, próximamente haré la segunda parte ya que sino iba a ser demasiado largo.

Espero ayudarte a entender sobre est tipo de abuso del que es tan importante saber hoy día. Saludos! 💝