Claves para saber si tu pareja tiene transtorno de la personalidad narcisista

En varias entradas del blog estos últimos días he hablado bastante sobre el transtorno de la personalidad narcisista, porque me parece importante hacerlo porque yo lo he vivido en mi propia piel y porque hay muchísima gente viviendolo en estos momentos sin saber que les está pasando ni saber a quien realmente tienen al lado.

Vivir un abuso narcisista durante años es algo tan horrible que la mayoría de personas que lo hemos sufrido sabemos en un día de estar con una persona si tienen este transtorno, porque aunque hay varios tipos de narcisistas desde los más leves hasta los mas peligrosos, todos tienen una forma de actuar parecida o como se diría en España están todos cortados por el mismo patrón.

¿QUÉ ES UNA PAREJA NARCISISTA?

Con el término pareja narcisista no me refiero a que ambas partes sean narcisistas, si no a que una de las partes padece el trastorno de la personalidad narcisista, lo que la conduce a ciertas acciones que pueden afectar el bienestar emocional de su pareja.

Como los narcisitas no saben amarse a sí mismos ni cómo satisfacer sus necesidades, sienten una privación y vacío constante que tratan de llenar con otras cuestiones superficiales como la fama, el dinero, la vestimenta o la compañía”.

De hecho, muchas personas narcisistas, a primera vista, pareciera que gozan de una autoestima alta; sin embargo, es todo lo contrario, son inseguras y tienden a rebajar a los demás, hacerlos sentir menos y toman actitudes que los hagan notar o sobresalir entre la gente.

Este tipo de actitudes se ve reflejado inmediatamente en las relaciones de pareja, ya que quienes padecen el trastorno narcisista de personalidad, no pueden sentir tristeza, le tienen miedo al sentimiento de necesidad o vulnerabilidad, carecen de empatía, tienden al egocentrismo y critican o desvalorizan a su pareja para mantener su sentimiento de grandeza.

  • Hay reciprocidad en la relación?
  • ¿Eres capaz de ser tú mismo en la relación?
  • ¿Sientes que tienes que minimizar tus talentos para que el otro se sienta menos amenazado?
  • ¿Existe vulnerabilidad en ambos lados, es decir, ambos pueden discutir sus sentimientos reales con el otro?
  • ¿Confías en esta persona al expresar tus sentimientos o te sientes a la defensiva?
  • ¿Ha usado alguna vez tus sentimientos en tu contra?
  • ¿Puede él/ella darte empatía y comprensión, o te dan un tipo de simpatía que te hace sentir menos?
  • ¿Saca lo mejor de ti?
  • ¿Puedes ser real y auténtico tanto en los buenos como en los malos momentos?
  • Cuando surgen problemas ¿esta persona es responsable de su propio comportamiento? ¿Son capaces de autoconciencia y autoevaluación?
  • ¿Pones límites con esta persona?
  • Al establecer límites, ¿causa problemas entre vosotros? ¿Sientes que establecer límites significaría perder a la persona?
  • ¿Tus necesidades y deseos son comprendidos y fácilmente negociados entre vosotros?
  • ¿Te acepta por lo que eres como persona?
  • ¿Te explota para sus propios fines, o valora lo que traes a la relación sin exigirte nada?

Señales de pareja narcisista

  • Siempre busca tener la razón; para él es indispensable tener la última palabra.
  • Te hace sentir mal, te critica todo el tiempo
  • Habla y no escucha
  • Nada es suficiente
  • Busca el reconocimiento todo el tiempo
  • Te pone en evidencia ante los demás
  • Es intolerante ante cualquier crítica, sobre todo si viene de ti

Si tu pareja se comporta de esa manera contigo, es importante que evalúes lo que ésta relación aporta en tu vida y si realmente eres feliz. Es importante identificar si tu pareja es narcisista.

Hay una diferencia en si te ha tocado vivir una experiencia familiar con un narcisita porque es algo que no has podido evitar que era de tu familia, pero cuando se trata de una pareja que has elegido tú todo cambia porque además de haber sufrido el abuso narcisista te sientes culpable por no haberte dado cuenta antes de todo lo que te estaba causando mentalmente y físicamente esta persona, pero no! No somos culpables de nada, somos víctimas de personas sin Alma, sin corazón, sin sentimientos que necesitan robarnos lo que ellos nunca tendrán, empatía, dulzura, positivismo, alegría…

Casi todos los maltratos de un narcisista son psicológicos, pero los más perversos también maltratan físicamente , yo he sufrido lo dos tipos de maltrato . No tengas vergüenza en expresarte, no te creas peor por haber sufrido estos maltratos, existen en todos los ámbitos sociales y económicos, en todos los países, clases sociales.

Algunas de estas conductas son las siguientes:

  • Insinuaciones que buscan generar inseguridad.
  • Lenguaje sarcástico o irónico.
  • Silencios interminables.
  • Chantaje emocional.
  • Uso de la mentira sin mostrar resquicio de duda y con toda convicción para rebatir cualquier tema.
  • Acusaciones o proyecciones del propio defecto sobre la víctima.
  • Caras y gestos de desprecio.
  • Mensajes contradictorios en los que se dice una cosa y la contraria a la vez.
  • Descalificaciones personales.
  • Comentarios despreciativos.
  • Humillaciones en público o en privado.
  • Instrumentalización del sexo como premio-castigo.

Esta comunicación sádica, mantenida en el tiempo sin que la persona agredida pueda prever cuando acontecerá el conflicto o será señalada la “falta” o el “defecto” empieza por paralizar y acaba anulando.

A menudo el maltrato psicológico es la antesala del maltrato físico que llegará irremediablemente a medida que el agresor sienta que la víctima es más manejable y sumisa.

En el DSM-IV, Manual Internacional de Psicodiagnóstico de las Enfermedades Mentales, se describe a la personalidad narcisista con los siguientes rasgos, de los cuales para considerarse como tal, ha de mostrar al menos cinco de ellos:

  • Sobrestimación de la propia valía.
  • Excesiva necesidad de admiración.
  • Constantes fantasías de éxito y de poder.
  • Sentimientos de ser especial con respecto a los demás.
  • Creencia de derecho adquirido o de que merece un trato especial o se le debe todo.
  • Explota a los demás para conseguir sus fines.
  • Carece de empatía o capacidad de ponerse en el lugar del otro.
  • Sentimientos de envidia hacia los demás o creencia de que es envidiado.
  • Actitud arrogante y prepotente.

El agresor o agresora se encargará además de seducir el entorno de su víctima, y todos pensarán que es encantador e inteligente. A medida que se vaya ganando la confianza de cada uno de ellos expandirá bulos acerca del desequilibrio de la víctima, llegando a insinuar incluso que es él quien sufre un maltrato velado debido a los cambios de humor e inestabilidad emocional de la verdadera víctima. De este modo, la víctima queda más aislada aún y cualquier queja o reacción de miedo o malestar será tomada por el entorno como la confirmación de esta acusación.



1. Intento continuo de llevar el control. Esto será expresado de formas muy diversas cono decidir donde viajar, con quién salir, qué comprar, etc.

2Uso de gestos despreciativos o condescendientes. Podría resumirse esto en el modismo “mirar por encima del hombro”.
 
3Burla de las debilidades y errores de la pareja. Se trata de hacer ver al otro que tiene menos aptitudes o conocimientos que él y que, por tanto, es inferior.

4. Narrar acontecimientos en los que se sobredimensiona la valía personal y se minusvalora la de su compañero o compañera.

5No mostrar empatía ni apoyo cuando el otro miembro comparte algo íntimo e importante. Para ello, cambiará de tema, harán algún análisis superficial o, simplemente, parecerán no escuchar y seguirá a lo suyo.

6Falta de respeto por límites ajenos. Será frecuente que el narcisista tome decisiones que afectan a su pareja sin tener en cuenta su opinión, invadirá espacios íntimos sin miramiento y actuará dando por hecho que vas a hacer lo que él o ella desea.
 
7Comparar a su compañera o compañero con otros de mayor valor. Es habitual que las personas con el perfil señalado usen a otras ajenas a la relación para hacer ver al ser más cercano su forma incorrecta de hacer las cosas, su inteligencia inferior o su mayor número de fracasos.

8Hablar del otro, en su presencia, en tercera persona. Esta es una conducta que crea mayor vergüenza y debilidad que el habla directa, por lo que, usada frecuentemente, servirá como una herramienta más destinada a  crear indefensión y sumisión.

9. Realizar preguntas criticas en las que la función no es realmente saber algo, sino remarcar la poca destreza, inteligencia o habilidad del otro. Por ejemplo,” ¿por qué vas al trabajo por el trayecto más largo y complicado?”, “¿por qué te has comprado esos zapatos y no estos mucho mejores?” o  “¿cómo has logrado acabar tú unos estudios?”.

10. Comentarios hirientes que van disfrazados de simples apreciaciones. Son frecuentes las observaciones del tipo, “me he dado cuenta de que te pones muy nervioso cuando hablas en público”, “veo que ya no te entran los pantalones que compraste el invierno pasado”,“parece que a tu madre le gusta más quedar con tu hermana”, etc.
 
11.Muestras exageradas de preocupación. Aquí, de lo que se trata es de inquietar deliberadamente al otro mediante comentarios que señalan algún pequeño problema de una forma exacerbada. Por ejemplo, “¡madre mía!, tu aspecto no es normal”, “yo iría al médico, te ves mal”, “vaya, sí has perdido dinero, eso es muchísimo”,…
 
Es esencial que la persona que convive con un narcisista sea capaz de identificar las conductas aquí descritas, con el claro objetivo de abandonar la relación y poner medios para no volver a involucrarse en otra similar. El contacto prolongado con una persona que encaja con el  perfil nombrado  puede provocar un daño importante en la identidad y autoestima de la persona que vive en sumisión, lo que, a medio y largo plazo, causará una serie de problemas psicológicos de diferente tipología.  En este ultimo caso, nos encontraremos ante situaciones muy peligrosas para la integridad de la salud y, consecuentemente, requerirán de acciones contundentes tendentes a la protección personal; entre ella, la más urgente es el alejarse de este tipo de relaciones.

Si no te entra en la cabeza cómo alguien que te enviaba mensajes sin parar para decirte que te quería de repente se muestra grosero y distante, esa puede ser tu primera señal. Los narcisistas son verdaderos vampiros del amor. Son capaces de hacer que te sientas especial desde el minuto uno. Son grandes cortejadores porque están motivados por ganarte, no por conocerte. Sus gestos son los más románticos y sus regalos los más acertados, porque te habrán estado estudiando al detalle para saber exactamente cómo ser el compañero ‘perfecto’ para ti. Los narcisistas son expertos en ganarse el afecto de sus objetivos desde el principio, pero tienen problemas para mantener las relaciones a largo plazo.

Son muy egoístas cuando pueden salirse con la suya

Si aún no ha pasado la etapa dulce de la relación o simplemente porque hay otras personas cerca, un narcisista es el compañero más cortés y atento. Pero cuando nadie mira intentará anteponer sus necesidades a las tuyas. Porque los narcisistas ven a las personas como objetos, y eso incluye cortar con sus parejas de un día para otro si han perdido el interés, pues más que seres vivos que respiran y sienten, para ellos son meros objetos que manipular a su antojo. Una buena señal a tener en cuenta para saber si la persona que duerme a tu lado es así en realidad, es su motivación para comprarte regalos. ¿Lo hace porque sí, sin ninguna razón aparente? ¿O solamente te sorprende llenándote la casa de flores después de que te haya gritado como un salvaje durante una discusión? El primero es el comportamiento normal de una pareja cariñosa que piensa en ti. El segundo corresponde a alguien que está comprando tu afecto para que te quedes a su lado incluso cuando la relación se vuelve una pesadilla.

Se preocupa más por la imagen que por la relación

A la presión que un narcisista ejerce sobre sí mismo para hacer creer a todos que es el mejor candidato a tu amor, hay que sumar la obligación que él mismo se autoimpone para cumplir el ideal de pareja perfecta de cara a la galería. El narcisista no se centra en el crecimiento de la relación sino en la imagen que da de ella, porque su propia autoevaluación le confirma que ya ha evolucionado lo suficiente y además ha hecho estupendamente bien. Por eso sentir que está perdiendo el control de la opinión de los demás le genera una angustia interior difícil de llevar. No puede tolerar el fracaso y la humillación pública es el peor de ellos. Su ego es a menudo frágil, por lo que cualquier ‘ataque’ a su reputación le pone furioso.

 Está constantemente quejándose de todo lo que haces

Cuando te conoció le encantaba TODO de ti. Ahora, esas mismas cosas, el sonido de tu risa, tu mal gusto con las tartas, las películas que te gustan, la música que escuchas, cualquier cosa que antes te decía que le encantaba, ahora la crítica. Los narcisistas tienden a tener una imagen concreta de cómo quieren que sea su pareja y tarde o temprano tratarán de controlar tus comportamientos y tus elecciones. Presta especial atención si empieza a criticar cómo te comportas con tus amigos cuando él está presente, si se queja de que no le ríes las gracias y se enfada porque cree que buscas dejarle mal. Alguien que realmente se preocupa por ti discutirá contigo con calma sobre cómo se siente y llegará a un acuerdo contigo en lugar de reprenderte.

 Es literalmente imposible discutir con ellos

La razón por la que las peleas con narcisistas son tan profundamente confusas es muy simple: nunca se equivocan. Los desacuerdos y los argumentos siempre estarán desequilibrados porque no son capaces de alcanzar el nivel de madurez emocional necesario. Esto es simplemente porque los narcisistas creen que han terminado de crecer y que su versión de la verdad es definitiva y absoluta. Puedes tener capturas de pantalla de lo que te dijo y todavía encontrará una manera de decir que no es verdad. También es muy probable que te amenace con romper o te dé un ultimátum si te niegas a ceder y no te disculpas. Es la mejor forma de desmontar a un narcisista.

En la vida hay muchas cosas buenas, otras no tanto como bien sabemos, pero si a las cosas que no son tan buenas en la vida le sumamos que tienes una relación con un narcisista todo se complica mucho más ya que literalmente pueden hundirte la vida.

Este último párrafo es del Confidencial dónde hablan sobre el narcisismo:

La audacia y la seguridad hacen que el narcisista dé una imagen sexy y que sea considerado positivamente como posible pareja

Eso es lo que dedujo el equipo de Michael Durfner tras una serie de experimentos. El investigador mandó a una serie de hombres por las calles de Alemania con el objetivo de que se acercasen a 25 mujeres, anónimas y aleatorias, y consiguieran sus números de teléfono, su email o cualquier otro tipo de información de contacto. Algunos asistentes de la investigación siguieron a los hombres y entrevistaron a las mujeres a las que estos habían abordado, preguntándoles si habían disfrutado de la charla, si les había gustado el chico y qué era exactamente lo que les había atraído de él. La conclusión no dejó lugar a dudas: cuanto más narcisista era el hombre, más contactos logró hacer y más atractivo resultó para la mayoría de las mujeres.

El narcisista es un experto jugador

Como han probado multitud de estudios, los narcisistas necesitan las relaciones personales, pero prefieren aquellas con una proyección a corto plazo y sin compromiso. Es muy frecuente que piensen en la siguiente relación cuando aún están con alguien, a menudo están con varias personas a la vez o recurren a la infidelidad y el engaño. Es una de las principales razones por las que dañan a sus parejas: los narcisistas quieren de verdad estar en una relación, pero sólo según sus propios términos y condiciones. Tienen el control sobre la relación y sobre sus parejas y juegan con ese poder a su antojo, según sus gustos y conveniencias.

El narcisista es técnicamente bueno en la cama

Los investigadores James K. McNulty Laura Widman observaron específicamente el comportamiento sexual de las personas narcisistas. Por un lado, se trata de gente que carece de empatía, y ésta es fundamental en las relaciones sexuales saludables. La comunicación también es fructífera en el sexo, y los narcisistas están centrados en sí mismos y no tienen ninguna intención de establecer una comunicación real. Además, observaron que los narcisistas tienden a tener una actitud sexual agresiva y una clara tendencia a la infidelidad.

No obstante, a los narcisistas les gusta el sexo y se concentran mucho en cómo lo practican. Ponen empeño en ser buenos y suelen, por ello, conocer bien distintas técnicas sexuales que hacen a sus compañeros disfrutar en la cama. Por eso –si bien la falta de comunicación y de empatía pueden hacer del sexo algo horrible– se dice que los narcisistas son buenos sexualmente, ya que ponen mucho empeño en mejorar y pulir su técnica. 

Con todos estos datos de mis tres últimas entradas del blog espero ayudar a que muchas personas se conciencien del daño que pueden llegar a hacer las personas con transtorno de la personalidad narcisita, de hecho algunos han roto familias enteras.

Hasta aquí el post de hoy, gracias por leerme! Saludos 💖