La importancia del ejercicio físico para la mente

En este post te voy a hablar de algo que creo que ya toda la gente sabe, y son los maravillosos efectos de hacer ejercicio para la salud de tu mente, como profesional del deporte voy a intentar explicarte todo lo que puede hacer por ti realizar actividad física.

Entre los beneficios que conlleva el deporte, está la mejora de la calidad del sueño. La relajación física y mental después de la actividad física ayuda enormemente a conciliar el sueño. Por lo que está altamente indicado en las personas que padezcan de insomnio, siempre y cuando el deporte no se haga por la noche.

También mejora nuestro estado de ánimo. El hecho de sentirnos bien gracias al deporte, hace que nos sintamos más motivados. Esta motivación crea un «feedback» para volver a hacer deporte y así sucesivamente.

Entre los beneficios que conlleva el deporte, está la mejora de la calidad del sueño. La relajación física y mental después de la actividad física ayuda enormemente a conciliar el sueño. Por lo que está altamente indicado en las personas que padezcan de insomnio, siempre y cuando el deporte no se haga por la noche.

También afianza la disciplina que se va adquiriendo conforme el ejercicio se convierte en nuestra rutina. Al principio es mucho más duro pero, después de varias semanas, lo hacemos casi sin darnos cuenta. Esa disciplina se ha convertido en hábito.

Ahora que estamos todos en casa es muy importante realizar ejercicio para mantener tanto la salud física como la mental, hay cientos de videos en internet adecuados a cada persona, importante es sino sueles hacer ejercicio habitualmente busca hacer ejercicios de gimnasia pasiva, porque podrías causarte una lesión.

Frena y dificulta el deterioro cognitivo

En gran parte debido al punto anterior, se ha observado que las personas que practican ejercicio de manera regular tienden a tener menor probabilidad de sufrir deterioro cognitivo o demencias como el Alzheimer, o a enlentecer el deterioro en fases iniciales de estas.

Estimula la proactividad y la creatividad

las hormonas del denominado cuarteto de la felicidad: serotonina, endorfina, oxitocina y dopamina.

SEROTONINA

La serotonina es la hormona que se segrega, cuando “nos sentimos importantesEleva nuestra autoestima y nuestra confianza”. La práctica de deporte promueve su liberación porque implica la superación  de retos y fortalece el sentimiento de formar parte de un colectivo con el que nos identificamos. No en vano, las personas con depresión y ansiedad presentan niveles muy bajos de esta hormona.

Endorfina

“La endorfina funciona en el cerebro como si fuera un analgésico”, se alude a ella como la morfina natural. Se segrega con el ejercicio, propiciando un estado de relajación. Su liberación es especialmente beneficiosa frente a estados de   y de miedo.

Dopamina

Es el neurotransmisor del placer por excelencia. Se segrega cuando algo nos estimula o nos hace sentir bien. En el deporte, como en la superación de retos o la aprobación de otras personas producen placer, lo que nos impulsa a seguir practicando”.

Oxitocina

Es la hormona encargada de equilibrar los vínculos emocionales y afectivos. Con la práctica deportiva se establecen relaciones interpersonales que favorecen la segregación de esta hormona.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hace años viene trabajando en la importancia de fomentar la actividad física para reducir y prevenir las Enfermedades no transmisibles(ENT), como lo son las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y algunos tipos de cánceres. La inactividad física, es decir el sedentarismo, ocupa el cuarto lugar entre los factores de riesgo de todas las defunciones a escala mundial y el 31% de la población del mundo no realiza ninguna actividad física.

El ejercicio físico puede dividirse en aeróbico y anaeróbico. En primer lugar, el ejercicio aeróbico, es el que conlleva un incremento importante del consumo de oxigeno durante un periodo extenso de tiempo. Realizamos este tipo de ejercicio cuando caminamos, montamos en bicicleta, nadamos, salimos a correr, etc. En segundo lugar, el ejercicio anaeróbico requiere gastos breves e intensos de energía, pero no necesitan una cantidad importante de oxígeno. Este tipo de ejercicio puede resultar peligroso para las personas con patologia coronaria. Realizaríamos este tipo de ejercicio físico cuando realizamos carreras de corta distancia, levantamos pesas, etc. De ambos ejercicios, es el aeróbico el más saludable.

La Fundación Española del Corazón recomienda que las personas hagan ejercicio al menos 30 minutos tres o cuatro veces por semana, y 10-24 minutos más de 5 veces por semana, y se consigue estar más cerca del nivél óptimo con cada sesión.

Las personas de más de 45 años que no se han realizado un chequeo en dos años o más, las personas con problemas médicos graves o crónicos, o que presentan un riesgo de enfermedad cardiaca, y las personas que están tomando medicación, deben consultar a un médico antes de comenzar un programa serio de ejercicio.

Recuerda

  • Hacerse una revisión médica antes iniciar su plan de ejercicios.
  • Utilizar zapatos cómodos.
  • Hidratarse durante el ejercicio.
  • No realizar ejercicio en ayunas.

Igual hace ya mucho años que dejaste de hacer deporte. O nunca te has puesto en serio a ello. No importa.

Antes de empezar cualquier actividad, es importante hacerlo de forma progresiva.

De nada sirve que hoy te pegues un palizón, hagas 50 flexiones, 100 sentadillas y corras 2 kms si la semana que viene lo dejas.

Por ejemplo: si llevas bastante tiempo sin hacer deporte (cuando hablo de deporte me refiero a una actividad de intensidad media, como salir a correr media hora), por ejemplo, más de 6 meses, mi consejo es el siguiente:

  1. Comienza con una actividad sencilla. Unos 10 minutos de trote ligero.
  2. Después incorpora ejercicios más básicos. Por ejemplo, 10 sentadillas.
  3. Continúa con otro ejercicio sencillo, pero que requiere algo más de complejidad y esfuerzo. Por ejemplo, 20 zancadas.
  4. Termina con un ejercicio que requiere un mayor esfuerzo, por ejemplo las flexiones. En este caso haremos 10 flexiones.

EJERCICIOS PARA PRACTICAR EN CASA

Mini sentadilla con salto. Conocemos los beneficios de las sentadillas, pero en esta variante estamos maximizando el esfuerzo. Al incorporar el pequeño salto acompañado del movimiento de brazos, hacemos que todo el cuerpo se involucre, y que los músculos de los hombros y los abdominales también entran en juegoLa clave es poner a trabajar todo el cuerpo en la mitad de tiempo. 

2. Zancada invertida con sentadilla. El binomio perfecto para trabajar muslos, pantorillas y glúteos, implicando también la zona baja de los abdominales (necesarios para mantener el equilibrio en la zancada). Dará un resultado espectacular si marcas cada posición a fondo, no vale hacer trampa. 

3. Mountain climbers o escalador con flexión. Quizá el ejercicio más completo de toda la serie. Con él el esfuerzo cardiovascular es incontestable, pero además estarás poniendo en marcha hombros, brazos, pecho, abdomen y piernas. ¿Quién da más? Y al combinarlo con una flexión el efecto se potencia en todas estas zonas. 

En estos días trata de tomarte las cosas con calma y aprovecha para hacer cosas en casa que no puedes hacer habitualmente.

Hasta aquí el post de hoy, te mando un abrazo enorme desde donde me leas 💝