Dejar fluir es todo un arte!

Dejar fluir es recibir con amor lo que la vida te trae

Nadar en contra de la corriente conlleva el riesgo de ahogarnos si no estamos muy experimentados. Es como si nos quedáramos atrapados en una tormenta infinita. Por un lado, nos esforzamos demasiado, quedándonos sin energía y agotados y por otro, mantenemos la esperanza de que las circunstancias cambien y podamos conseguirlo. En cambio, si practicamos el arte de dejar fluir todo resultará más sencillo.

Dejar fluir significa dejar que el carrete del hilo se vaya desatando. Es aceptar en lugar de luchar, aprovechar la corriente para dirigirnos hacia donde deseamos. Esto implica dejarnos sorprender por lo que pasa en cada momento, en lugar de planificar al máximo.

Dejar fluir es todo un arte, un maravilloso reto que nos hará más libres.

Se trata de recibir con amor y aceptación lo que la vida nos traiga, sabiendo extraer el aprendizaje de cada experiencia y sobre todo, de ser conscientes de que es imposible controlarlo todo. De esta manera, cuando nos dejamos sorprender, comenzaremos a disfrutar cada momento. Además, nos libraremos de la frustración generada por el choque entre lo que habíamos imaginado y lo que en realidad pasa.

Si intentamos controlar lo que va a suceder, además de tiempo, gastaremos energía porque la mayoría de variables escapan a nuestro control. Ahora bien, si cultivamos la actitud de la paciencia y esperamos a ver qué pasa, será mucho más fácil que la angustia y la preocupación desaparezcan porque dejamos de focalizarnos en el futuro para estar en el presente.

  • Relajación. Dejarnos sorprender por lo que acontezca nos ayuda a liberarnos de la culpa y las expectativas, es decir, de esas tensiones que nos obligan a permanecer en un estado de alarma continuo.
  • Desapego. Cuando dejamos fluir, nos desapegamos de las personas, situaciones o cosas. Dejamos a un lado esa costumbre de aferrarnos para ser felices, soltamos lo que nos hace daño y comenzamos a apreciar el verdadero valor de lo que nos rodea.

Fluir no significa pasarlo bien o disfrutar, sino navegar sin resistencia, adaptando el curso y la actitud a las condiciones externas que no controlamos. Esta falta de resistencia es la que hace que el camino sea más agradable.

No estamos fluyendo cuando: tenemos sentimientos de frustración, enfado, envidia, celos, o tenemos la sensación de que todo es difícil, o que requiere mucho esfuerzo. Si le tienes que poner mucho esfuerzo, es posible que estés yendo contracorriente.

Estamos fluyendo cuando: tenemos la sensación de que la situación es fácil, nos sentimos serenos, tranquilos, entusiasmados, alegres, confiados, aceptamos lo que sucede y nos responsabilizamos de cambiarlo cuando no es lo que queremos.

¿Cuáles son las cualidades, o habilidades, que nos ayudan a fluir de manera natural con la vida?

  • Flexibilidad emocional. Algo que podemos aprender de los niños, quienes pasan de la peor rabieta a la carcajada más grande en décimas de segundo. Aprender a reconocer, aceptar y sentir nuestras emociones es clave para que estás fluyan con naturalidad, en vez de resistirlas y hacer que se queden con nosotros más tiempo del necesario.
  • Presencia. Vivir el momento presente por lo que es, un momento más, evitando los juicios y centrándonos en crear movimiento en la dirección que deseamos.
  • Aceptación. O lo que es lo mismo, ausencia de resistencia a lo que hay en el momento. Si lo esquivas, si lo evitas, si te sientes mal, a disgusto o nervioso, entonces no estás aceptando la situación o el momento. Aceptarlo es el primer paso para poder hacer algo!
  • Ocuparse, No preocuparse! Si estás a disgusto en una situación responsabilízate de tu emoción y de hacer lo que sea necesario para cambiarla, si es lo que deseas.
  • Actitud de apoyo. Encuentra una actitud, o forma de ver la situación presente, que te ayude a sacarle el máximo provecho. Si te cuesta encontrarla, siempre puedes mirarlo desde el prisma del aprendizaje. Cada momento nos puede servir para aprender algo!

Elimina el ruido mental

Y con ruido me refiero al que hay dentro de ti, ese parloteo constante de tu mente diciéndote como son las cosas o como tienen que ser. Acepta aquello que está en consonancia contigo, y desecha los argumentos que estén en tu contra y te envenenen.

Una buena manera de conseguirlo es modificando creencias limitantes, no te pierdas nuestro artículo para aprender a hacerlo.

La importancia de dejar que todo fluya y nada influya

Y no, dejar que todo fluya y nada influya no es cuestión de aprender a dejar ir. Cuando somos conscientes de que hay que dejar ir, lo interpretamos como etapas que se cierran para dar nuevos comienzos y ya la vida nos dirá qué tiene preparado para nosotros.

Dejar que las cosas fluyan no significa sentarse a esperar que la suerte llame a nuestra puerta, ni mucho menos. Que todo fluya y nada te influya te ayuda a vivir el momento el aqui y el ahora, a realizar actividades con el objetivo de ser consciente de lo que estás haciendo. Así es como aprendemos a vivir el momento y a ser más productivos en todo lo que hacemos.

Al dejar que todo fluya y que nada nos influya estamos siendo más conscientes de nuestra realidad, y alejamos a las preocupaciones y problemas que solo nos molesta e interfieren en lo que en verdad importa, en el momento presente.

El arte de vivir es quizá el que más satisfacciones nos puede brindar, pero también el que requiere mayor esfuerzo aprender. La vida humana es breve y no existe nadie que esté libre de preocupaciones y problemas. Pero es más fácil enfrentarla si aprendemos a fluir con ella, en lugar de resistirnos y sabotearnos a cada paso. Lo más importante para cambiar esos hábitos que sólo gastan tu energía y no te dan nada bueno a cambio es dejar de hacer lo que estás haciendo mal y luego cultivar nuevos hábitos. Estos tips te ayudarán en tu camino.

El Wu-Wei es un término de la filosofía taoísta que seguramente muchos desconocerán como tal pero sin embargo, resonarán con él como parte de la vida cotidiana, en la dificultad que implica su práctica o en las ventajas y beneficios que se consiguen si uno se vuelve diestro en su ejercicio.

El Wu-Wei es aplicable en todos los ámbitos de la vida, se trata de aprender a vivir desde la filosofía del aprender a fluir. Esta expresión lingüística china propone una manera de obrar en la vida “sin forzar los acontecimientos ni querer enderezar lo torcido”.

Vale aclarar que no se trata de “no accionar” o asumir una actitud pasiva o resignada sino más bien de un modo de obrar que respete el acontecer natural de las cosas, sin forzar con artificios que desvirtúen la armonía y el principio natural de lo que acontece.

Por ejemplo, una planta crece por Wu-Wei, no hace esfuerzos por crecer, solo crece….

Dejemos de rechazar todo lo negativo que nos venga encima y empecemos a verlo como una ocasión perfecta para elegir otra dirección. A veces, estamos tan cómodos en nuestra zona de confort que perdemos la perspectiva, ¡odiamos los cambios! Sin embargo, estos son necesarios.

No hace mucho, tiene menos de un mes que escuche que estamos acostumbrados a vivir en tiempos inexistentes, aferrados al pasado y preocupados por el futuro, cuando lo único REAL es el presente. Si analizas lo anterior te darás cuenta que es verdad y que si profundizo y te digo que lo que sientes por el pasado es algo innecesario porque el pasado ya no existe, y si te preocupas por tus expectativas del futuro también es innecesario porque tampoco existe, PERO lo que sientes en este momento es lo que está alimentando tu futuro.

El arte de fluir

Fluir significa literalmente dejar de luchar. Dejar de luchar con uno mismo. Dejar de luchar con el universo y el curso natural de las cosas. Deja de ir en contra de la corriente.
Fluir = aceptación completa de lo que es + fe que todo está bien, incluso sin mi intervención.No se trata de no actuar. Se trata de tomar medidas a partir de la energía cuando uno fluye.Si dejar de controlar y dejarse fluir no solamente se siente mejor, sino que también produce mejores resultados, entonces, ¿cómo lo hacemos?
A veces es tan fácil como darse cuenta de que estás en el modo controlador y tomar la decisión consciente de dejarse llevar y deliberadamente cambiar a la energía del flujo.

Einstein dijo: “La decisión más importante que hacemos es si creemos que vivimos en un universo amigable u hostil.”

Ser receptivo y dejar que las cosas sucedan es una habilidad que se puede practicar y desarrollar. 

Ve con confianza en la dirección de tus sueños. Vive la vida que has imaginado (Henry David Thoreau).

Espero te sirva de ayuda mi último post! 💝