Madres narcisistas encubiertas

Antes de empezar con el tema de hoy diré algo que quizás escame a algunas personas…

Todos sabemos que cuando una pareja quiere adoptar a un hijo tienen por delante un proceso largo para demostrar que serán unos buenos padres, además de disponer de medios para criar bien a ese niño que adoptarán…ahora bien, que pasa cuando unos padres por via natural tienen hijos propios teniendo problemas mentales, de drogadiccion, trastornos de la personalidad o narcisismo.? Pues que no pasa nada…y treaen hijos al mundo que tendrán muchos problemas porque no habrán tenido una crianza sana ni fisica ni psicológicamente.

En el post de hoy hablaré sobre el transtorno de personalidad narcista en las madres y todos los efectos que producen en la crianza de sus hijos.

Una persona narcisista siempre necesita atención, suele ser arrogante y le gusta manipular a los demás porque siente que merece lo mejor.

Trasladando esto al contexto familiar, uno de los efectos de tener una madre narcisista es que sus hijos crecen con la necesidad de complacerla.

En este proceso, los hijos no se perciben a sí mismos como individuos que tienen sus propios deseos y necesidades. Por lo regular, se han convertido en un reflejo de lo que su madre quiere y realizan todas las actividades que se esperan de ellos.   

Al obtener los logros y al lograr los objetivos impuestos, su madre los recompensaba y ellos aprendieron a buscar ese afecto constantemente. Por ello, cuando crecen, no tienen consciencia de su espacio.

 ¿Cómo se explica a una madre narcisista?

El narcisismo resulta por el trauma de infancia. Y no distingue géneros. Porque son adultos que fueron víctimas de un hogar narcisista también. Crecen sin hacerlo consciente, sin trabajar en sí mismos, no son responsables de sus propios sentimientos o comportamientos y, por lo tanto, transmiten lo que se puede llamar el “legado del amor distorsionado”

ASI ACTÚA LA MADRE NARCISISTA

  • Practica la proyección

La proyección es una  herramienta disfuncional que la madre tóxica utiliza para soportar sus propias deficiencias y limitaciones. Proyecta en tí lo que es, o lo que envidia de ti.  Así cuando una madre tóxica te acusa de mentirosa, de inestable, egoista, mala persona… es porque ella lo es. También critícan lo que les gustaria tener y no tienen.

  • Miente para manipular

La madre toxica es muy calculadora, y para que nadie se de cuenta de su maldad miente . Te miente a ti para controlarte, pero miente a los de fuera especialmente sobre ti para ella aparecer como la buena madre. Antes de que tu puedas decir nada a nadie, los que estan alrededor tuyo ya saben cosas sobre ti. Miente para manipular y para presentarte como la mala y la loca y socavar tu credibilidad. Miente para prevenir que tu puedas destapar su verdad, siendo tu la mala y no ella.

  • Intimida y aterroriza

El MIEDO es una muy poderosa arma para las madres toxicas, lo mismo que para cualquier abusador. La madre toxica te enseña a que le tengas miedo  de su ira , incluso cuando ella no esta.  Nos hacen vivir con miedo, pendientes de cuando sera su proximo ataque de ira, de que sera lo siguiente que haré mal.

  • Destruye tus relaciones

La madre tóxica no solo destruye las relaciones entre hermanos como he explicado con la triangulación. Pero sus esfuerzos para romper relaciones no terminan en el seno de la familia. Va más allá. Ella trata de destruir tus relaciones de amistad y más tus parejas. Todo para aislarte y controlarte.

  • Es agresiva y desvergonzada

No pregunta. Demanda. No acepta un no por respuesta. Te manipulará o desatará su ira para conseguir lo que quiere. Se cree con derecho a todo , en casa y fuera. Siempre tiene razón y no tolera las críticas. Puede mentir sobre cualquier cosa, hasta sobre su salud e incluso decir que tiene una enfermedad mortal siendo mentira.

  • Su comportamiento puede ser patético.

Cuando la confrontas de manera que ya no hay vuelta atrás porque has descubierto todos sus juegos, se sentirá perdida. Actuará sin pensar , dirá que no puede hacer nada bien, aparecerá como una mártir. Pero lo que nunca hará es responsabilizarse de sus actos. Perderá el increíble control que siempre has visto en ella y su ira le hará actuar de manera irracional . No soporta perder su sumistro emocional. O se echará a llorar, diciendo que no sabe hacer nada bien. Si intentas consolarla te acusará de ser tu la mala.

Tips para tratar con una madre narcisista

-Rompe el ciclo de la toxicidad. Si notas comportamientos tóxicos en tu madre, lo primero que debes hacer es ponerle freno. No puede decidir por ti ni anteponer continuamente sus necesidades a las tuyas.

-Establece límites claros. Si ya has trazado una línea, es hora de entablar distancia entre las dos, ya sea económica, emocional o de comunicación. La idea es que declares tu propio territorio al que solo tú tienes acceso. Así bloqueas el exceso de control y la manipulación, y consigues tu independencia y privacidad.

-Céntrate en lo que sí puedes controlar. No puedes cambiar todo lo que te desagrada de tu madre. De hecho, es una misión imposible. Pero ¡calma, respira!, porque sí hay una solución: puedes controlar tu reacción ante ello. Así que de ahora en adelante, en vez de lanzar acusaciones que empeoren aún más tu estado emocional o intentar que entre en razón, sal de la conversación.

-Marca una distancia de seguridad. Puedes decidir alejarte por completo de tu madre o mantener una distancia controlada, según el poder de influencia negativo que sepas que tu madre ejerce sobre ti. Otra estrategia es incluir a otras personas en los planes. Al final se trata de descubrir las situaciones que te hacen sentir mal y evitarlas.

-Recupera tu identidad: no eres una extensión de tu madre, tampoco eres tu madre. Diferencia entre quién tú eres y quién tu madre te dice que eres y que te comportes. Las madres narcisistas imponen sus defectos actuales y de su infancia sobre ti. Hablan de ellas mismas a través de hablar de ti

-Aprende a amarte con toda tu alma: el amor te ayuda a valorarte lo suficiente como para no agachar la cabeza por todo lo que te diga y ante toda situación humillante que te quiera imponer.

-Entrénate en no reaccionar emocionalmente a lo que te diga: deja de saltar emocionalmente ante cualquier crítica, comentario y suelta el defender acusaciones que realmente no hablan de ti. Esto es muy desgastante y el narcisista disfruta y se recarga energéticamente de tus esfuerzos por defenderte.

-Deja de tragar.Planta cara: Si tu madre reiteradamente utiliza por ejemplo el chantaje emocional de costumbre puedes decir ”no te permito el chantaje emocional”

-Ten tu propia casa: tener tu propio espacio hace que las rutas emocionales destructivas construidas en tu cerebro dejen de activarse, ya que sólo el olor de la persona narcisista o su voz disparan mecanismos de huida, ansiedad o tristeza dentro de ti, además del continuo control que un padre/madre narcista pone sobre ti..

-No recaigas en chantajes, llamadas…:si has decidido tomar un periodo de sanación emocional activo o pasivo, respétate.

-No eres la madre de tu madre.No es tu obligación, ni tu deber, ni tu responsabilidad hacer por tu madre lo que su propia madre no supo hacer.Ser la,madre de tu madre,no es justo ni para tí ni para ella.Haciendo eso, no crecéis ninguna de las dos,os perpetuáis en el sufrimiento.

La inseguridad de los niños criados por narcisistas

Las personalidades narcisistas se caracterizan, entre otros rasgos, por una falta de empatía, e incapacidad para educar a un niño. Es cierto que suelen ser personas muy funcionales en muchos aspectos, pero en todo lo que tenga que ver con la crianza, son personas totalmente incompetentes, básicamente porque no les importa, ni tampoco les aporta nada. Así que sólo contemplarán a sus hijos como un método para conseguir aquello que anhelan. Les traerá sin cuidado las necesidades de sus propios hijos.

Los progenitores narcisistas consiguen romper cualquier lazo afectivo y emocional con sus propios hijos. De ese modo el niño se encontrará tan solo y necesitado emocionalmente, que desarrollará sin duda una personalidad insegura y totalmente dependiente.

Tenemos que saber que las dinámicas familiares cuyos uno o dos de los padres son personas narcisistas, serán totalmente tóxicas, y se centrarán alrededor de los padres, dejando a un lado las propias necesidades de los menores. Lo que realmente importa a un narcisista es él mismo.

Los niños siempre toman referencias que le sirven para tener un modelo en el cual basar su propio desarrollo. Al tener unos progenitores narcisistas, aprenderá su modo de relacionarse, de actuar, de pensar, y de ser. Ello les conducirá a ser adultos inseguros, asumiendo un modo de ser totalmente tóxico y destructivo. Todo ello se convertirá en un círculo vicioso sino se rompe en algún momento.

Son niños indefensos

Los progenitores narcisistas aplican una disciplina espartana a sus hijos. Necesitan que se comporten tal y como ellos quieren que lo hagan, ya que su preocupación máxima es más como son percibidos sus hijos por los demás, que por comprender las necesidades y carencias de estos. Por ese motivo, desde edades muy tempranas, los niños de padres narcisistas, están expuestos a duras críticas, e incluso en la indiferencia más absoluta.

Mina tus logros:La madre tóxica no admitirá tus logros excepto si ella puede ponerse las medallas. Tu madre tóxica nunca dejará que tu seas la que aparezca como la que hace algo bien. Se lo atribuirá ella. De una manera o de otra la madre tóxica trata de hacerte ver que no vales. Te desvalora, lo cual tiene consecuencias devastadoras: creces pensando que no vales para nada.

  Utiliza un padre permisivo: Una madre narcisista no puede actuar sola. Necesita un padre permisivo. Ese que termina haciéndose sumiso a ella o la adora. Dentro de una familia distorsionada con una madre tóxica, siempre hay un padre permisivo. Ese padre que de manera activa o pasiva permite que la madre perpetúe sus actos terroristas emocionales.  

La deflexión es el arte de distraer psicológica y emocionalmente a una persona para cambiar de tema, y enfocar la conversación hacia otro lugar. Tu madre es la reina de la deflexión, la practica tan bien, que cuando estás manteniendo una conversación con ella, probablemente termines en el mejor de los casos rascándote la cabeza porque no sabes de qué está hablando.

Una de las técnicas de manipulación más peligrosas consiste en cambiar la manera que la víctima tiene de percibirse. El objetivo del perspecticidio es lograr una pérdida total de identidad en la víctima. La madre tóxica no quiere que pienses por ti misma, tratará como sea de borrar tu identidad.El perspecticidio siempre implica una relación abusiva, de control y/o manipulación, de manera que con el paso del tiempo la persona narcisista cambia la forma de pensar y verse de su víctima.

La madre narcisista disfruta confundiendo a sus hijos y creando discusiones y malentendidos. Es capaz de convertir tus sentimientos en un defecto de carácter que evidencie tu propia irracionalidad.La tergiversación de lo que dices suele suceder, cuando tratas de imponer tus límites o mostrar opiniones diferentes a las suyas y es lo que pretenden porque te hacen creer que lo que crees o incluso lo que ves no es verdad.

Si tu madre tóxica no puede cambiarte, ni hacerte volver, entonces cambiará como los demás te ven. Venganza. Parece que sí. La abusadora no soporta que la abandonen, y es entonces cuando pierde los papeles e intenta atormentarte.Intentará atacarte socialmente, moralmente, y físicamente. Cualquier manera para hacerte daño es válida. Su ego está tan dolido que solo busca revancha.

Los narcisistas minimizarán las necesidades de las personas que los rodean. No investigarán los detalles de una situación particular, ya que no lo consideran digno de su tiempo. Ellos etiquetan a las personas y desvían la culpa hacia ellas en lugar de asumir la responsabilidad de sus propias acciones. También reducen los problemas ajenos a algo simple, con el fin de dejarlos de lado o etiquetarlos de estúpidos e inútiles. No quieren ser molestados con los hechos de los demás, sólo sus problemas son importantes y no invierten su tiempo y energía en algo que no sea su agenda personal.

En primer lugar, hay que señalar que es un error confundir el narcisismo con la posesión de una autoestima alta. En contra de lo que se puede pensar de manera popular, el narcisismo es un rasgo básico para un buen desarrollo del individuo.  De hecho, en una persona sana, esto contribuye a que se sienta digna y valiosa por el mero hecho de ser ella misma, se sienten valorada, y persiste en obtener sus metas y sueños. Este es un desarrollo sano y saludable; la autoestima es un proceso y debe entenderse como tal. Sin embargo, para el narcisista este proceso se convierte en un fin en si mismo, en la meta final de su existencia y, al ser tan vital, se mantiene a costa de cualquiera, degenerando en una búsqueda de referencias externas constante, en la que los demás se convertirán a menudo en obstáculos o objetos a manipular, al servicio de su ansia de ser reconocido como alguien realmente

El narcisista no se ama, el deseo es consecuencia de su frustración, de un vacío interior que necesita constantemente la confirmación de los demás, para mantener su autoestima. Porque de eso viven; de eso se alimentan. De los demás. Siempre de los demás. De la energía y de la luz que los otros proyectan y que ellos utilizan como faro para sobrevivir a su propia oscuridad. A su propio vacío. El narcisista ha tenido un fantasma de omnipotencia cuando era niño. En general viene de la ausencia del padre o que hay un padre pero inconsistente.

El narcisista actúa preferiblemente en la intimidad familiar, allí donde nadie puede percatarse de sus artes. De puertas para afuera será una persona encantadora, educada y elegante que nunca ha roto un plato. En la intimidad se dedican a destrozar vidas, a veces, para siempre. Y lo hacen, en primera instancia, aislando a sus víctimas y haciéndoles creer sutilmente y con el paso del tiempo que, sin ellas, no son nada. Hacen un trabajo sutil, constante, silencioso que acaba minando la autoestima de la víctima hasta destruirla por completo.

Porque la culpa de todo lo que les pasa la tienen “otros”. Esos otros pueden ser muchos, pocos o uno. Siempre achacarán sus problemas a la familia, a anteriores parejas, a los jefes, a los políticos, al cambio climático… En el fondo de un narcisista hay una persona a medio hacer que no ha completado su desarrollo de individuo maduro, independiente y que se hace cargo, por tanto, de sus problemas, de su vida y de las zonas oscuras de su psique. Todos tenemos que trabajar nuestro interior. El camino de la evolución es constante y sin tregua. Las personas maduras, con las herramientas que tenemos a nuestra disposición, recorremos ese camino con valentía. Un narcisista nunca lo hará. Por el contrario, buscará a alguien para que lo haga por él. Ese alguien (la víctima) acabará, a la postre, destrozada por las palabras manipuladoras del narcisista.

Si algo de lo que has leido en este post sobre el narcisismo te resuena no dudes en buscar mas información pues quizás has sido criado por una madre con transtorno de la personalidad narcisista.

Hasta aqui la entrada de hoy y como siempre espero haberte ayudado! Un abrazo virtual